Coatzacoalcos, Ver. El joint venture entre la mexicana Idesa y la brasileña Braskem, que construyen el complejo Etileno XXI, el proyecto petroquímico más importante en América Latina y una de las mayores inversiones en México con 4,500 millones de dólares , ha hecho partícipes de esa obra de infraestructura a las comunidades cercanas a la planta.

El complejo, que se construye desde el 2011 y se prevé que producirá 1.5 toneladas de polietileno al año, ha abierto sus puertas cinco veces, en una iniciativa que denominan Casas Abiertas, con la que vecinos exponen sus inquietudes y conocen los avances y retos que ha sorteado la obra.

No hay manera de hacer negocios si no se toma en cuenta la buena relación con las comunidades , comentó Antonio Galvao, gerente de Sustentabilidad de Braskem Idesa.

El ejercicio, que se lleva a cabo dos veces al año, consiste en abrir las puertas del proyecto, para que la comunidad cercana se acerque a informarse, pregunte cómo va el proyecto y manifieste sus dudas; se trata de escucharlos y tener una retroalimentación; es una manera de transparentarnos con la sociedad , explicó Roberto Bischoff, director general de Braskem Idesa.

El también Vicepresidente Internacional de Braskem Brasil comentó que debido a las inquietudes que la comunidad ha mostrado en los años previos, decidieron no sólo explicar en qué consiste Etileno XXI, sino transparentar sus impactos ambientales, dar capacitación a la comunidad, así como establecer una retroalimentación mutua con las personas que viven cerca del complejo.

Los 300 visitantes a Casas Abiertas en esta quinta edición, realizada el 8 y 9 de febrero pasados en los municipios de Coatzacoalcos y Nanchital, recorrieron 10 módulos temáticos, en los que empleados de Braskem ofrecieron detalles y resolvieron preguntas sobre los avances de la obra y proyectos sociales.

Roberto Bishoff comentó a El Economista que el programa ha registrado mayor participación ciudadana en las últimas ediciones este año asistieron 300 personas en ambos municipios contra menos de 200 en años previos , como en la capacitación de los trabajadores, quienes están más informados sobre el proyecto.

SANA RETROALIMENTACIÓN

Casas Abiertas arranca con una presentación del proyecto y de la planta, para luego abordar en diferentes módulos temáticos, avances de la construcción, pruebas previas a la operación, etapa de operación y controles, monitoreo ambiental, oportunidad laboral, plan de inversión comunitaria, productos y mercado, y finalmente, tener una retroalimentación.

En el módulo sobre monitoreo ambiental, se informó que el complejo cuenta con una reserva natural de 30 hectáreas, de las 300 que abarca en total. En la reserva se tienen más de 350 animales locales, como cara-cara y halconcillos, así como más de 1,000 plantas. En unos años, la reserva se adaptará hasta las 100 hectáreas.

También se trabaja de la mano con habitantes de las comunidades Pollo de Oro, Nahualapa, Lázaro Cárdenas, El Chapo y Nanchital, en análisis de agua, aire y ruido, para que una vez iniciada la labor del complejo que se prevé a finales del 2015 , los niveles se mantengan como hasta ahora.

Aseguraron también que se ha informado a los pobladores sobre cómo actuar en caso de una emergencia.

En inversión comunitaria, Braskem ha canalizado más de 200,000 dólares en cursos de capacitación a mujeres de las cinco comunidades referidas, que son las más cercanas a la planta. Los talleres se brindan en confección de bolsas o elaboración de jabones aromáticos; en los próximos meses, iniciarán con capacitación para fabricar productos de limpieza, abrir granjas de crianza de pollos y reciclaje. Hasta el momento, se han capacitado 80 personas.

Roberto Bishoff adelantó que cuando Etileno XXI inicie operaciones, las personas de las comunidades seguirán recibiendo capacitación por parte de la empresa en diferentes oficios para que puedan obtener ingresos extras y mejoren su calidad de vida.

Para Cleantho Leite, director comercial y de Relaciones Institucionales de Braskem Idesa, el objetivo de este proyecto es trabajar en conjunto con la comunidad, para así detonar mayores oportunidades de desarrollo para quienes habitan en la región.

Etileno XXI será la mayor planta de polietileno en América Latina y estará situado en un terreno de 300 hectáreas. Lleva hasta el momento 61% de avance y estará listo a finales del tercer trimestre del 2015, para cubrir la demanda del mercado mexicano.

Con el polietileno se fabrican envases de plástico, bolsas, empaques, juguetes, piezas para automóviles, recubrimientos para cables, entre una gran variedad de productos.

[email protected]