El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, es un extraordinario político y una persona sensata, pero poner un alto a la reforma energética es un error de su gobierno, afirmó Ricardo Salinas Pliego en una entrevista concedida al diario británico Financial Times (FT).

Entrevistado por la corresponsal del rotativo en México, Jude Webber, el empresario criticó en particular la decisión del actual gobierno de detener las asociaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) con inversionistas privados.

“Es un error. Es ridículo. Creo que puedo convencerlo de eso después, pero ahora (López Obrador) está más ocupado con otras cosas”, declaró el presidente de Grupo Salinas al medio británico.

Salinas Pliego reveló su intención de persuadir a López Obrador de “partir” a Pemex en varias compañías, según su vocación: exploración y producción, refinación y distribución, sin perder la propiedad estatal de ninguna de ellas.

En la conversación, reportada este lunes por el FT, Salinas Pliego se refirió a López Obrador como un “político excepcional” y un “tipo muy sensato”, al alabar su empeño por terminar con la corrupción crónica que afecta a México.

Defendió, además, la voluntad del presidente de México de dar entrada a propuestas amigables a los negocios, en un llamado a tranquilizar a los empresarios inquietos por sus decisiones “temerarias” y su proclividad al uso de referéndum para tomar decisiones de política pública. Sin embargo, criticó el estilo “centralista” del gobierno del presidente de México y reprobó su decisión de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y de impulsar proyectos de infraestructura que tienen “poco sentido de negocio”.

Opinó que la decisión del gobierno de Enrique Peña Nieto de embarcarse en el proyecto del NAIM fue equivocada, pero también la cancelación ordenada por López Obrador a partir de los resultados de una consulta popular criticada por su falta de rigor.

El tercer hombre más rico de México afirmó, no obstante, no creer en la “basura política” que trata de desacreditar, argumentando motivos de seguridad aérea, el plan lopezobradorista de mantener la operación del actual aeropuerto de la ciudad de México y complementarla con las operaciones de un nuevo aeropuerto en la base militar de Santa Lucía y del aeropuerto de la ciudad de Toluca.

Sobre la construcción de la refinería de Dos Bocas, Salinas Pliego dijo estar de acuerdo de su viabilidad desde el punto de vista de la seguridad energética del país, pero expresó dudas sobre si el gobierno podrá construirla en tiempo y sin sobrecostos.

El empresario mexicano reflexionó sobre la necesidad de que el gobierno lopezobradorista “corteje” a la inversión china, a pesar de que ello no guste a Estados Unidos. “Creo que sería un gran error para México decir ‘no queremos tu dinero porque eres chino y no le gustas a los gringos’”, dijo.

El FT se refirió a Salinas Pliego como el “empresario favorito” de López Obrador, al afirmar que desplazó a Carlos Slim, quien, según el rotativo, ocupó ese lugar cuando el político tabasqueño fue jefe de Gobierno de la ciudad de México.

El Banco Azteca, parte de Grupo Salinas, es uno de los dos seleccionados por el gobierno mexicano para la dispersión de recursos de programas sociales entre la población.

Destacó la amistad de 20 años entre el empresario y el político morenista, sin dejar de mencionar sus altibajos, como el distanciamiento cuando Salinas Pliego se negó a utilizar a TV Azteca, la cadena televisiva de su propiedad, para apoyar la denuncia de fraude electoral de López Obrador en las elecciones presidenciales del 2006, en las que compitió.

Desde su posición de directivo, Ricardo Salinas lanzó un consejo de management para López Obrador: “Como jefe debe aprender a construir un equipo, confiar en él, delegar y evaluar. No parece que esté (López Obrador) haciendo eso... tiene problemas con el tema de la confianza y con la delegación de tareas”, refirió.