Davos, Suiza- El director general de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Roberto Azevedo, afirmó el sábado en Davos que es demasiado pronto para evaluar el efecto en el comercio internacional de las oscilaciones monetarias observadas esta semana en países como Turquía o Argentina.

"Pienso que es muy pronto para saber cuál va a ser el impacto de este fenómeno en el comercio, que la mayoría de las veces responde a tendencias a largo plazo", afirmó Azevedo en declaraciones a la AFP.

Según él, dicho impacto "depende mucho de la velocidad de la oscilación, de la duración, de la cantidad de países que sufren esas oscilaciones. Es un número de variables muy grande".

El dirigente reconoció que el fenómeno es "preocupante, porque las oscilaciones de monedas siempre tienen un efecto muy fuerte en la vida económica y social de los países, especialmente cuando son muy rápidas".

Azevedo abogó, para solucionar este problema, por una colaboración entre "los países que sufrieron esas oscilaciones y los que no las sufrieron".

Numerosos países emergentes se han visto afectados desde que en mayo del año pasado la Reserva Federal anunció que reduciría sus inyecciones mensuales de 85,000 millones de dólares en la economía norteamericana, ya que ésta se estaba recuperando poco a poco.

Al instaurarse esta política de estímulo, sinónimo de más dólares en el mercado, hubo un fuerte flujo de capitales hacia los mercados emergentes.

Pero con la retirada progresiva de los estímulos en Estados Unidos, que comenzó a fines de 2013, la tendencia se ha invertido, contribuyendo a la caída de la cotización de varias monedas de países emergentes.

RRR