Pese a que se han intensificado las negociaciones con industriales de Estados Unidos para establecer el nuevo acuerdo, que sustituya al Acuerdo de Suspensión que se realizó en el 2014, lo que se busca es cerrarle el paso a las exportaciones de azúcar refinada, sólo quieren que México sea proveedor de materia prima , afirmó Carlos Blackaller, presidente de la Unión Nacional de Cañeros.

En entrevista, explicó que de nada sirvieron los acuerdos que se tomaron en el 2014 para regular las exportaciones de México a Estados Unidos, pues nuevamente nos piden revisiones y revisiones y no se privilegia en ningún momento el Tratado de Libre Comercio, ya estamos en una etapa en la que hay que detener a nuestra industria y que sea el gobierno el que eche mano de todos los instrumentos necesarios para evitar una afectación .

Cabe señalar que los Acuerdos de Suspensión se firmaron por ambos países a finales del 2014 y establecían las nuevas reglas para la exportación de azúcar mexicana al mercado estadounidense, en donde toda la demanda adicional del edulcorante que tuviera Estados Unidos sería cubierta por México en primer lugar.

Blackaller refirió que datos del Comité Nacional para el Desarrollo Sustentable de la Caña de Azúcar (Conadesuca) indican que en la zafra 2015-2016 se realizó una exportación total de 1 millón 520,412 toneladas, de las cuales 846,532 toneladas fueron de azúcar estándar y 673,879 toneladas de azúcar refinada.

Al mercado de Estados Unidos, bajo el TLCAN, se enviaron 1 millón 128,406, de las cuales 710,637 toneladas fueron de azúcar refinada; cabe destacar que en la zafra anterior (2014-2015) las exportaciones fueron por 1.2 millones de toneladas, mientras que la 2013-2014 fue de 1.7 millones y en la 2012-2013 fue de 1.8 millones de toneladas.

Agregó que a finales de noviembre, el Departamento de Comercio de Estados Unidos emitió un comunicado en el que pone en duda el acuerdo comercial de azúcar con México; desde entonces sabemos que hay una delegación importante trabajando por evitar que los industriales americanos quieran tomar mayor ventaja del intercambio comercial. En todo caso, también en México es importante empezar a revisar la llegada de fructosa al país .

Comentó que pese a que el TLCAN es vigente, en el caso del azúcar funciona de manera distinta, pues no se respetó el acuerdo para exportar el excedente que produjera México tal y como se establecía. A pesar de que en el 2016 fue la segunda mejor zafra, la autorización de exportación fue de 1.1 millones de toneladas. Es indispensable que se busque un buen acuerdo y no se quiera frenar la refinación de azúcar .

pmartinez@eleconomista.com.mx