El gasto del consumidor de Estados Unidos cobró impulso en enero, las familias aumentaron las compras, una señal de que el crecimiento económico tiende a repuntar tras desacelerarse a fines del 2015.

El Departamento de Comercio reportó el viernes que las ventas minoristas, que excluyen autos, gasolina, materiales de construcción y servicios alimenticios subieron 0.6% el mes pasado, tras un declive de 0.3% en diciembre.

Las llamadas ventas subyacentes ayudan a elaborar una medición más exacta del componente del gasto del consumidor en el Producto Interno Bruto. Economistas encuestados por Reuters estimaban que las ventas minoristas subyacentes subirían 0.3% el mes pasado.

El aumento del gasto del consumidor, que representa más de dos tercios de la actividad económica estadounidense, se moderó en el cuarto trimestre. Este factor, sumado al débil incremento de las exportaciones por la fortaleza del dólar y los recortes de bienes de capital de las firmas energéticas, restringió la expansión económica a 0.7% anual.

El gasto del consumidor está siendo apoyado por el fortalecimiento del mercado laboral, que está comenzando a elevar los salarios.

Las ventas minoristas en general subieron 0.2% en enero, ya que una gasolina más barata redujo los ingresos en las estaciones de servicio, mientras que un duro invierno frenó las visitas a bares y restaurantes.

Las ventas en las estaciones de servicio bajaron 3.1% tras descender 0.5% en diciembre. En tanto, las ventas de autos subieron 0.6%, luego de haber aumentado 0.5% en el último mes del 2015.

Baja confianza de hogares en febrero

La agencia destaca que el panorama del gasto de los consumidores fue empañado por otro reporte que mostró que la confianza de los hogares bajó en los primeros días de febrero.

[email protected]