Un par de semanas más de lo que tenían previsto tomó la negociación entre la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH) del Ministerio de Obras Públicas (MOP) y Endesa Chile para fijar los términos de operación del embalse laguna del Maule, una vez que se concrete el proyecto hidroeléctrico Los Cóndores (150 MW).

Finalmente, el martes las partes suscribieron el protocolo complementario que, en estricto rigor, modifica una primera versión de este documento que se firmó en octubre pasado y fue rechazada por las agrupaciones de regantes que se abastecen desde este embalse de uso mixto; es decir, para riego y generación eléctrica.

El titular de la DOH, Arnaldo Recabarren, explicó que esta segunda versión del acuerdo resguarda los derechos de los regantes tal como está estipulado en el convenio de 1947, cuando se decidió adaptar la laguna para darle su destino actual, pues la nueva redacción regula de mejor forma que la generación se hará garantizando el derecho de los regantes, a través de la DOH que controlará las extracciones desde la laguna , aseguró.

Respecto de las aprensiones de las agrupaciones de regantes, que temen que con este acuerdo la eléctrica se quede con la tuición del tranque y con ello que primen los criterios de generación por sobre los de riego -estacionalmente contrarios-, Recabarren dijo que en las reuniones de las últimas semanas se recogieron varias de las propuestas de estos grupos.

Entre ellas, destacó que Endesa se obligó a reparar una válvula que data de la década del ‘50 y conecta el embalse con un ducto de desagüe (para la parte inferior del tranque) que será usado para abastecer a la futura central.

Esa instalación que está en terrenos fiscales al interior de la laguna, dijo el titular de la DOH, les permitirá tener un último recurso para cerrar la laguna e impedir las extracciones por parte de la generadora, independiente de una válvula similar que la eléctrica instalará en dependencias de su propiedad donde, dicen los regantes, se realizará realmente la operación de esa parte del embalse.

Lo anterior, dijo, será efectivo en caso de que la empresa sea descubierta incumpliendo el acuerdo o bien en caso de falla de la unidad.

En Endesa, en tanto, el gerente regional de Planificación Eléctrica, Sebastián Fernández, dijo que el protocolo aumenta las medidas de control respecto de la versión vigente, de octubre pasado, en cuanto a respetar los volúmenes de extracción correspondiente y a ello se suma, dijo, el aumento de los puntos de monitoreo de las extracciones así como informes online de las mismas.

?Listos para comenzar?

Fernández precisó que este protocolo es el último permiso importante que estaba pendiente para que Endesa Chile pudiera dar el vamos a este proyecto, que representará una inversión de 600 millones de dólares, según las últimas estimaciones.

Indicó que a partir de esto, sólo resta obtener algunas autorizaciones de nivel municipal y pagar por unas servidumbres de bienes fiscales que requieren para la iniciativa. Con todo, dijo, en los próximos meses estarán en condiciones de iniciar la construcción de Los Cóndores.

TEMORES DE LOS REGANTES

Las asociaciones de regantes nuevamente denunciaron falta de transparencia en este proceso, pues pese a que se les consultó durante las últimas semanas, el protocolo se firmó sin recibir su parecer respecto de la versión final del documento.

Fuentes de la Junta de Vigilancia del Maule explicaron que los cambios son pocos entre las dos versiones del protocolo y no evitarían el "traspaso" de atribuciones desde la DOH hacia Endesa, pues -dicen- el organismo quedará como un fiscalizador de la eléctrica y no como responsable del uso del embalse, esto respecto de las extracciones de agua a través de la polémica válvula.

Además, acusan que Endesa podría manipular la operación incluso en los casos de emergencia o incumplimiento. Por ello, tienen previsto realizar nuevas gestiones, esta vez ante las nuevas autoridades del MOP.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica