En agosto pasado la demanda interna del país vivió dos realidades. Por un lado, el consumo privado en el mercado interior se contrajo 0.6% mensual en lo que fue su tercer mes al hilo con retrocesos; pero por otro la inversión fija bruta creció 1.1%, con lo que ligó dos meses de alzas, de acuerdo con cifras desestacionalizadas reportadas ayer 8 de noviembre, por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

“El desempeño de este componente de la demanda agregada (la inversión fija) fue muy destacado, pues la economía en su conjunto tuvo una caída de 1.6% m/m, mientras que los otros dos principales componentes de la demanda agregada tuvieron contracciones de 0.6% en el caso del consumo y de 1.6% en el de las exportaciones”, comentó en un reporte Marcos Arias, analista de Grupo Financiero Monex.

En el caso del consumo, el pobre desempeño de agosto obedeció a caídas en sus dos componentes. Por un lado, la compra de bienes y servicios nacionales descendió 0.1%, mientras que la de bienes importados se contrajo 6.8% (su mayor caída desde abril del 2020, cuando se hundió 18.1 por ciento).

“La debilidad del consumo se perfila como uno de los principales factores detrás de la caída de 0.2% del PIB del tercer trimestre, pues la inversión y las exportaciones han tenido mejores resultados”, dijo Arias Novelo en otro reporte.

Y refirió que el tropiezo de este mes se dio en el contexto del pico en las estadísticas de contagio y mortalidad por la tercera ola de Covid-19 en México, “aunque también podría estar afectado por los efectos que se resintieron en la economía tras la implementación de la reforma en materia de outsourcing”.

Esta última tuvo como efecto incrementar el empleo formal registrado en el IMSS, pero reducir el empleo global en el sector servicios, de acuerdo con datos del Inegi.

En tanto, detrás del avance mensual de 1.1% de la inversión fija se observa una reactivación importante del sector de la construcción, pues el gasto en capital de este rubro creció 3.2% mensual, mientras que el gasto en maquinaria se redujo 1 por ciento.

Durante los primeros ocho meses del año, la inversión fija ha crecido 12%, rebasando la reactivación del consumo privado, que se ha elevado 8.7% durante el mismo período; no obstante, la inversión venía de sufrir una caída de 20.5% en el 2020, mientras que el consumo bajó 12.4 por ciento.

empresas@eleconomista.mx