México y Brasil regresarán al libre comercio de automóviles a partir del próximo 19 de marzo, de conformidad con un acuerdo bilateral firmado en el 2015.

El comercio automotriz entre ambas naciones es regulado por el Acuerdo de Complementación Económica Número 55 (ACE 55), que entró en vigor en el 2003, eliminó los aranceles al comercio de autos entre ambos países desde el 2007 y se renegoció en marzo del 2012, con el establecimiento de cupos y el compromiso de regresar al libre comercio en tres años, para luego posponerse la apertura otros cuatro años más.

Al principio, para renegociar el ACE 55, la entonces presidente brasileña, Dilma Rousseff, argumentó en el 2012 falta de competitividad de la industria brasileña por mayores costos de producción y el encarecimiento del real, y pidió limitar con cupos el comercio bilateral de autos, bajo la amenaza de que si México no lo aceptaba, Brasil se saldría de ese acuerdo.

El último año de vigencia del cupo bilateral transcurre del 19 de marzo del 2018 al 18 de marzo del 2019, por un monto límite de autos exportados por 1,705 millones de dólares por cada parte.

En el 2017, Brasil se ubicó como el quinto mercado de las exportaciones mexicanas de autos, mientras que México fue el segundo mercado para las ventas brasileñas de automóviles. En el comercio bilateral de ese producto, las exportaciones de norte a sur sumaron 895 millones de dólares de enero a octubre del 2018, mientras que en sentido contrario fueron por 186 millones de dólares.

Los dos países mantienen negociaciones para actualizar otro acuerdo, el ACE 53, que comprende la apertura en el comercio de productos agrícolas e industriales (no automotrices); no abarca la eliminación de aranceles en el total de los intercambios comerciales, o una aproximación a ello, como ocurre con un Tratado de Libre Comercio.

Según estimaciones iniciales, la actualización del ACE 53 aumentaría el número de productos con preferencias arancelarias, de los actuales 792 a poco más de 3,000.

Como parte de su estrategia de negociación, México ha venido impulsando la vinculación del ACE 53 con el Acuerdo de Complementación Económica No. 55, que rige el comercio automotriz entre México y los países del Mercado Común del Sur, con el objetivo de normar el comercio automotriz como parte de un acuerdo más global. Para México es muy importante impulsar la propuesta de Protocolo Adicional para vincular el ACE No. 55 y el ACE No. 53, que le presentó a Brasil.

[email protected]