El Tratado entre México y Estados Unidos para la Exploración y Explotación de Yacimientos Petroleros Transfronterizos contempla que los gobiernos de ambos países podrán realizar inspecciones en cualquier momento para evitar dudas sobre la proporción de petróleo que le corresponde a cada país.

El presidente Felipe Calderón turnó oficialmente ayer al Senado el acuerdo firmado el 20 de febrero en Los Cabos, Baja California, con la finalidad de que sea analizado y ratificado por los senadores.

El capítulo seis, artículo 18 del acuerdo, establece que tanto México como Estados Unidos tendrán el derecho a inspeccionar las instalaciones de un área común, tanto para observar los posibles recursos que existan durante los trabajos de exploración, como cuando se cree una Unidad Transfronteriza para la explotación de un yacimiento.

Se especifica que los procedimientos de inspección podrán ser consultas entre los inspectores de cada país; acceso oportuno a información relevante para las actividades, así como acceso físico a las áreas unitarias con el propósito de inspeccionar actividades que se emprendan en las mismas bajo un régimen de inspección conjunta.

El tratado internacional, turnado a las comisiones de Relaciones Exteriores y Energía del Senado para su análisis, precisa: Si se considera necesario para evitar riesgos a la vida, lesiones personales graves o daños significativos al medio ambiente (…) el inspector podrá ordenar el ceso inmediato de cualquiera de todas las operaciones a solicitud del otro inspector . Contempla la participación de un experto independiente en el proceso que resolverá de forma vinculante en casos de disputas cuando se sospeche que se trata de un yacimiento transfronterizo y existan pozos a ambos lados de la frontera, indica el documento.

El acuerdo deja en claro que no se afectan los derechos soberanos ni la jurisdicción que ejercen ambas partes sobre su plataforma continental .

El presidente de la Comisión de Energía, Francisco Labastida (PAN), y el coordinador del PRD en el Senado, Carlos Navarrete, dijeron que es importante que se ratifique este acuerdo. Navarrete recordó que es necesario ahora un acuerdo similar con Cuba para los yacimientos en esa frontera.

Vamos a ver si los términos de este acuerdo que nos enviaron es lo que a nosotros nos satisface para que México tenga plena soberanía sobre los yacimientos petrolíferos que están en el Golfo de México, varios de los cuales se comparten con Estados Unidos y otros con Cuba, porque el yacimiento está tanto en el territorio mexicano como en el territorio estadounidense y algún otro tanto en territorio mexicano y en territorio cubano, por la soberanía marítima que tiene cada país , dijo Navarrete.

jmonroy@eleconomista.com.mx