La farmacéutica Eli Lilly reportó aumento de ganancias durante 2011 de 5.6% en México pese a que en el último año la compañía perdió 3 patentes de medicamentos líderes en su respectivo mercado.

El director general de la compañía en México, Carlos Baños, informó que el impacto de dicha terminación de vigencia de patentes lo resentirán más bien durante 2012 cuando se espera una entrada más fuerte de los genéricos de sus respectivos fármacos de referencia.

Dentro de los paquetes autorizados de nuevos genéricos anunciados por Cofepris durante el segundo semestre del 2011, tres fueron de medicamentos de Lilly: la gemcitabina que es altamente recurrida para cáncer (cuya marca es Gemzar); la pioglitazona (Zactos) que es líder en tratamiento de diabetes y la olanzapina (Zyprexa) que es el fármaco más importante para tratar esquizofrenia.

Aún así, la empresa con sede en Indianápolis, obtuvo ingresos en México por 3,200 millones de pesos que le significaron un crecimiento de 5.6%, superior frente al 1.9% de incremento registrado en todo el mercado farmacéutico mexicano que en el 2011 sumó un total de 90,000 millones de pesos.

Este dato de Lilly es notorio frente a lo que sucedió con otros laboratorios como Pfizer y Sanofi que debido al vencimiento de patentes ya registraron decremento en el índice de sus ventas durante 2011, lo que les ha implicado fuertes recortes de personal.

A nivel mundial Lilly vende anualmente unos 22,00 millones de dólares y la expectativa es sostenerlo para el presente año.

En México, uno de los 3 principales mercados emergentes para Lilly, la compañía estima mantener su crecimiento cercano al 5%, y para ello prevé seguir impulsando la línea de sus innovadores, y en particular un lanzamiento de un tipo de estatina, la pitavastatina, para combatir el colesterol (presente en 60% de los mexicanos), que curiosamente competirá con Lipitor (de Pfizer) y sus genéricos recién autorizados.

En reunión con medios, Baños Urquijo anunció como parte de su estrategia 2012 la creación de una unidad de negocio Lilly Cardiovascular para competir en este segmento que vale más 2,200 millones de pesos.

Los medicamentos para tratar las dislipidemias se encuentran en un segmento comercial de gran demanda, debido a las condiciones de alimentación, genéticas, sedentarismo y metabólicas que prevalecen entre los mexicanos, y en el que no ha existido una innovación farmacéutica desde hace más de ocho años , aseguró el directivo.

[email protected]