Las negociaciones y eventual aprobación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) podrían extenderse hasta el 2019, admitió Steve Mnuchin, secretario del Tesoro de Estados Unidos.

“Aunque lo presentemos ante este Congreso o ante un nuevo Congreso, el presidente está decidido a que negociemos el TLCAN”, dijo en una entrevista televisiva para la cadena Fox.

Afirmó que la Casa Blanca está más interesada en lograr una buena negociación en la renovación del TLCAN que en concluir rápido las pláticas. “El presidente (Donald Trump) está más determinado a obtener un buen acuerdo, que preocupado por una fecha límite”, declaró.

Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes fijó como plazo el pasado 17 de mayo para que el gobierno de Trump notificara al Congreso su intención de firmar un nuevo tratado, a efecto de dar tiempo a la actual legislatura —que será relevada el 3 de enero del 2019— para votar el acuerdo.

Lejos de albergar alguna esperanza de pacto rápido entre Estados Unidos, Canadá y México, la semana pasada concluyó con un mensaje pesimista de Robert Lighthizer, representante comercial de la Casa Blanca: “no estamos ni cerca de llegar a un acuerdo”, declaró el jueves.

A la par, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía y líder negociador de México, admitió que la votación de un nuevo TLCAN podría ya no tocar a las actuales legislaturas de México, la cual termina el 31 de agosto, y de Estados Unidos.

No obstante, afirmó que de lograrse un pacto a finales de mayo, un TLCAN renovado aún podría ser aprobado por la actual legislatura estadounidense, lo cual fue confirmado por el propio Paul Ryan, quien admitió el jueves que el plazo del 17 de mayo no era rígido.

Bajo el estatuto de la Autoridad de Promoción Comercial, el presidente de Estados Unidos debe notificar al Congreso 90 días antes de poder firmar el acuerdo.

Posteriormente, la Comisión de Comercio Internacional (ITC, por su sigla en inglés) de Estados Unidos tiene hasta 105 días después de la firma para producir un estudio sobre los efectos del tratado.

Ryan sugirió que podría haber un margen adicional para avisar al Congreso de su país sobre la intención de realizar la firma, pero ello dependería de la ITC, pues ésta tendría que aceptar un plazo menor a los 105 días que tiene por ley para emitir el análisis de efectos del TLCAN.

Por su parte, Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, se mostró positivo el jueves pasado y afirmó que “hay un muy buen acuerdo sobre la mesa”, sugiriendo avances en la propuesta de reglas de origen automotrices.

Aunque no aportó detalles sobre el contenido de dicho acuerdo, su comentario fue matizado por Ildefonso Guajardo, quien le respondió que “es importante aclarar: un TLCAN renegociado que implique pérdida de empleos existentes en México es inaceptable”.

Peligro latente

Aun cuando Estados Unidos expresó su intención de mantenerse en la mesa de negociación del TLCAN, Steve Mnuchin dijo a Fox News que Trump todavía puede retirar al país del TLCAN si el resultado de las renegociaciones no es ideal desde su perspectiva.

El presidente “considera todas sus alternativas. Sólo digo que ahora estamos enfocados en negociar un buen acuerdo y que no estamos enfocados en plazos específicos. Todavía estamos lejos, pero estamos trabajando todos los días para renegociar este acuerdo”, insistió Mnuchin.

Reconoció que la opinión de las tres partes es importante, pero “nuestro objetivo sigue siendo llegar a un acuerdo”. “El presidente Trump y (el primer ministro) canadiense Justin Trudeau tuvieron una conversación muy seria. Aún estamos lejos unos de los otros, pero estamos trabajando duro todos los días para renegociar este acuerdo”, insistió. (Con información de Notimex y AFP)

empresas@eleconomista.mx