La economía mexicana mostró “indicios de atonía” en julio, calificó el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), al interpretar sus mediciones anticipadas de indicadores clave de la producción de manufacturas, consumo y los servicios. El Indicador IMEF Manufacturero tuvo en ese mes una disminución de 2 puntos, ubicándose en 50 unidades.

Como otros índices anticipados, este indicador varía en un intervalo de 0 a 100 puntos y el nivel de 50 puntos representa el umbral entre una expansión (mayor a 50) y una contracción (menor a 50), de la actividad económica.

El Indicador IMEF No Manufacturero se contrajo 0.5 puntos durante julio, para ubicarse en 49.7 unidades. “Los resultados de la encuesta de julio del 2018 apuntan a que al inicio del segundo semestre del año la economía mexicana parece estar entrando en una fase de atonía, donde el crecimiento pudiera ser muy bajo o incluso nulo. Sin embargo, habrá que contar con más observaciones para confirmar dicho fenómeno”, dijo el IMEF.

Los miembros del Comité del Indicador IMEF coincidieron en que la economía había registrado un menor crecimiento durante el segundo trimestre respecto del primero y en que era alta la probabilidad de que esta desaceleración se extendiera a la segunda parte del año.

Esto último, añadieron, en función de un menor gasto público previsible para el segundo semestre, por el cambio de administración, y también por un menor gasto privado, sobretodo de inversión, así como por la incertidumbre del cambio de gobierno y la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Sin embargo, las crecientes remesas —en máximos históricos—, el aumento de la masa salarial real, una evolución favorable del crédito al consumo —que podría frenarse por las mayores tasas de interés— y la confianza del consumidor pudieran dar soporte a un continuado crecimiento en el gasto de consumo, aunque quizá más moderado.

Los analistas del Indicador IMEF manifestaron preocupación por el aumento de la inflación y la revisión de las expectativas al alza.

Consideraron que la evolución reciente del entorno internacional era en general favorable por el dinamismo de la actividad productiva en Estados Unidos, el cual ha tenido lugar sin haber generado presiones inflacionarias.

[email protected]