El presidente Donald Trump informó que Estados Unidos alcanzó un acuerdo comercial inicial con Japón, con lo que compensará algunas ventajas ofrecidas por el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT, o CPTPP, por su sigla en inglés).

En particular, Estados Unidos obtendría ventajas arancelarias en el mercado agroalimentario nipón, en productos como carne de bovino y carne de cerdo, en las que México destaca también como proveedor en ese país asiático.

En el 2018, México se ubicó como el quinto exportador de carne de cerdo, con envíos por 426 millones de dólares, detrás de Estados Unidos, Canadá, España y Dinamarca.

Para la industria agroalimentaria estadounidense es una prioridad la apertura del mercado japonés, al tiempo que busca alcanzar ventajas arancelarias que ha otorgado Japón a otros países a través de tratados de libre comercio, incluido el CPTPP.

A finales de agosto, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijo que el acuerdo de su país con Japón comprendería desgravaciones en carne de res, cerdo, trigo, lácteos, vino y etanol. Asimismo, indicó que “abrirá los mercados a más de 7,000 millones de dólares” de las exportaciones agrícolas de Estados Unidos. “(El acuerdo) conducirá a reducciones sustanciales en los aranceles y las barreras no arancelarias”, añadió.

Al mismo tiempo, en el 2018, México se colocó como el quinto exportador de carne de bovino a Japón, con un total de 66 millones de dólares, superado por Estados Unidos y otros tres miembros del CPTPP (Australia, Nueva Zelanda y Canadá). Se espera que los aranceles japoneses sobre la carne de res estadounidense se reduzcan gradualmente a 9% en el 2033, frente a 38.5% de hoy.

Además, según The Japan Times, se pactó expandir la cuota para las importaciones japonesas de carne de res originarias de Estados Unidos.

Las dos potencias firmarán en paralelo un acuerdo ejecutivo con respecto al comercio digital.

En un marco general, los objetivos de negociación de Estados Unidos publicados en diciembre del 2018 sugirieron que se cubriría una amplia gama de temas, como el comercio de bienes y servicios, inversiones, propiedad intelectual, empresas estatales y comercio digital. Mientras Trump dijo que el acuerdo podría signarse en las próximas semanas, Ted McKinney, subsecretario de Agricultura para Comercio y Asuntos Agrícolas Extranjeros, ha comentado que su entrada en vigor podría ser tan pronto como el 1 de enero del 2020.

Además, Trump destacó que su administración ha declarado desde el principio que proseguiría las negociaciones con Japón en etapas.

“Mi administración espera continuar colaborando con el Congreso en nuevas negociaciones con Japón para lograr un acuerdo comercial integral que resulte en un comercio más justo y recíproco entre Estados Unidos y Japón”, dijo.

[email protected]