San Miguel de Allende, Gto. Apoyarse en la proveeduría local es la estrategia que implementó el portafolio Knorr de la transnacional Unilever para hacer frente al alza del dólar. En materias primas como cebolla y ajo la inflación ha tocado los costos de producción hasta en 12 por ciento.

El tipo de cambio afecta. La semilla es en dólares, igual ciertos fertilizantes, y el tema de la gasolina generó al final una inflación que sí te afecta, sólo en la agrícola 12% de inflación se le pasó a Unilever de manera directa, más en el ajo que en la cebolla, debido a que la semilla se encareció , compartió a El Economista el gerente general de Adegermex, Roberto Moreno.

Adegermex es uno de los proveedores de Unilever y se dedica al desarrollo y proveeduría de ingredientes del campo, especializado en la elaboración de extractos naturales de ajo y cebolla.

Para no trasladar los incrementos al consumidor, buscamos cómo internamente nos podemos eficientar; si tenías ciertos gastos que no eran tan necesarios, los cortas para no afectar el precio del producto. Por ejemplo, algo que estamos haciendo mucho es buscar otra vez tener proveedores locales para no estar expuestos en el tipo de cambio , comunicó Eduardo Angulo, director de Mercadotecnia de Alimentos de Unilever.

Al cierre del primer cuatrimestre del 2017, la inflación en el costo de los condimentos concentrados de pollo y sal se ubicó en 7.6%, su valor más alto para un mismo periodo desde 8% reportado en enero-abril del 2013, muestran datos del Índice Nacional de Precios al Consumidor del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Sin dar muchos detalles al respecto, Angulo adelantó que en el 2017 el portafolio de Knorr integrará productos de innovación en los segmentos de caldos, sazonadores y sopas.

maria.rodriguez@eleconomista.mx