La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) declaró desiertas las tres licitaciones que tenía en marcha para contratar a las empresas que realicen el control y seguimiento de diez contratos de conservación y mantenimiento carretero adjudicados entre el 2016 y el 2018, bajo la modalidad de asociación público-privada (APP), porque las propuestas económicas presentadas fueron mayores al presupuesto asignado. En cada concurso el costo promedio de los trabajos a realizar era de tres millones de pesos.

Para el subsecretario de Infraestructura, Cedric Escalante, se trataba de un proceso estratégico porque de él depende conocer a detalle el avance de los contratos, que este año implican un pago de 5,125 millones de pesos. Desde su perspectiva, los trabajos tenían que haber iniciado el cinco de octubre pasado y concluir el 31 de diciembre.

Entre los tramos a supervisar están Campeche-Mérida, Texcoco-Zacatepec, Matehuala-Saltillo, Tampico-Ciudad Victoria y Querétaro-San Luis Potosí. Algunas de las empresas que realizan los mantenimientos son: ICA, Prodemex, Mota Engil, Sacyr y Omega Construcciones.

La tarde del lunes pasado, luego de un retraso de 18 días, la dependencia informó que la información presentada por las nueve empres invitadas por la SCT cumplió con los aspectos técnicos, pero los precios ofertados no resultaron aceptables. En la licitación que incluye cuatro tramos carreteros participaron: Jomifer Construcciones, Diec Ingenieros Civiles y Grupo Tolpumex. En la zona norte, con tres tramos, SMC y Asociados, Tecnología Residencial, Edificación y Servicios y Kerm Proyecto y Construcciones.

Para la tercera licitación, zona sur, que incluye tres tramos, se invitó a Dirección y Desarrollo de Proyectos, Sifra y Asociados y Perfil Arquitectónico.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx