En el 2011, las importaciones de flores se incrementaron 35% en relación con el año previo, al pasar de 62.7 millones a 84.4 millones de dólares, a pesar de que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) ha garantizado en los últimos años la disponibilidad de flores para cubrir la demanda nacional en fechas importantes para su comercialización, como son 10 de mayo, 1 y 2 de noviembre, 12 y 25 de diciembre y 14 de febrero.

Los principales países que venden flores a nuestro país son Estados Unidos, Holanda, Canadá y Colombia.

Los tulipanes, las lilies y las orquídeas son las flores que más han incrementado la dependencia que tienen la floricultura del extranjero, con aumentos en el valor de las importaciones que oscilan entre 36 y 40%, según datos de la Secretaría de Economía, y que se ubican entre el tipo de flor que más prefieren los compradores.

De acuerdo con el Comité Nacional de Sistema Producto Ornamentales, el tipo de flor que más prefieren los compradores es la rosa, seguida por gerbera, anturio, lilium, tulipán, crisantemo, gladiola, clavel y los follajes de corte.

Cifras de la Sagarpa indican que el consumo anual de flores en México es de 420 millones de dólares y genera cerca de 188,000 empleos permanentes, 50,000 eventuales y 1 millón de empleos indirectos.

Regularmente, una docena de rosas vale entre 24 y 36 pesos en tiempo de baja demanda y hasta 80 pesos en las fechas en las que crece la demanda; la docena de crisantemos oscilan entre 30 a 45 pesos; lilas de 70 a 100 pesos; el paquete de 10 tallos, y la orquídea de 60 a 80 pesos, según datos del Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados.

Actualmente se han desarrollado enormes agronegocios en torno de la floricultura, siendo Holanda el primer productor mundial en este rubro, seguido por países como Japón, Italia, Colombia, China, Francia y Alemania.

[email protected]