Buenos Aires.- La justicia argentina dejó en suspenso la noche del jueves la cláusula antimonopólica de la Ley Audiovisual que el gobierno iba a aplicar a partir del viernes al poderoso grupo Clarín, el único que resiste la medida, aunque otros medios deberán también desprenderse de licencias de radio y TV.

"La Cámara de Apelaciones prorrogó la medida cautelar (presentada por Clarín), hasta que se dicte sentencia definitiva sobre la constitucionalidad o no de la norma (antimonopólica)", informó el oficial Centro de Información Judicial (CIJ) al citar un párrafo textual del fallo.

La presidenta Cristina Kirchner está enfrentada con dureza desde hace cinco años con el grupo Clarín, el mayor multimedios del país, y tenía pensado empezar este viernes, al que llama simbólicamente el 7D, un proceso de licitación de licencias de radio y televisión en poder de la empresa.

"Este viernes se presentará el pedido de nulidad ante la Corte Suprema del fallo de la Cámara a través del 'per saltum' (avocamiento inmediato en casos muy sensibles). El fallo es absolutamente arbitrario con el fin de prolongar una medida cautelar absurda", reaccionó el ministro de Justicia, Julio Alak, en declaraciones realizadas a la TV pública.

Por el contrario, Clarín sostiene que la cláusula antimonopólica de la Ley de Medios votada por el Congreso en 2009, atenta contra el derecho a la propiedad y es utilizada por Kirchner en un intento por acallar las voces críticas a su gobierno.

Según el Gobierno, Clarín posee "el 41% del mercado de radio, el 38% de la TV abierta y el 59% de la TV por cable, cuando el máximo (que marca la ley) en todos los casos es 35%".

Otros 19 grupos mediáticos se han presentado voluntariamente al proceso de adecuación a la ley para vender licencias consideradas monopólicas.

En el laberinto judicial de este caso ni siquiera hay aún un fallo de un juez de primera instancia sobre si la cláusula de desinversión para evitar monopolios es o no constitucional.

Grupo Clarin

klm