El consumo privado en los hogares registró un crecimiento de 3.3% acumulado en el 2016, su desempeño más alto desde el 2012, cuando creció 5%, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Dicho indicador, que mide la evolución del gasto de los hogares en bienes y servicios (sin considerar el efectuado en adquisición de viviendas u objetos valiosos) y permite dar seguimiento mensual al componente más importante del producto Interno Bruto (PIB) por el lado de la demanda, mantuvo un vigoroso dinamismo anual, explicó el analista de Scotiabank, Carlos González Martínez.

Por componentes, el consumo en bienes y servicios nacionales creció 3.7%, una aceleración de 1.2 puntos porcentuales con respecto al 2015 (2.5%), y siendo el alza más considerable para un año desde el 2012, cuando cerró en 4.9 por ciento. En su interior, el consumo de bienes nacionales creció 3.2 por ciento. En tanto, el consumo nacional de servicios creció 4.2%, acelerando con respecto a 2.9% del año previo.

Por el contrario, la compra de bienes importados se contrajo 0.1%, un retorno a terreno negativo que no se registraba desde la caída de 28.7% que se reportó en el 2009.

El indicador mensual del consumo privado en el mercado interior detalla que en diciembre se presentó un crecimiento de 4.7% a tasa anual desestacionalizada, el indicador más alto para un mes desde 5.9% de septiembre del 2012, y el de mayor alza para un diciembre desde el 2006 (5.2 por ciento).

Tales resultados positivos ya se inferían del favorable desempeño del mercado laboral, las remesas de dinero y las ventas internas, que incluso podrían extenderse al inicio del 2017 , detalló González Martínez. Abundó que enero podría ser todavía un mes positivo para el consumo interno, pero en los meses subsecuentes hay dudas razonables sobre cómo podría continuar su desempeño.

[email protected]