La Cámara Nacional de Empresas de Consultoría (CNEC) afirma que existen 144 proyectos de infraestructura que están en condiciones de detonar una inversión de 340,000 millones de pesos en carreteras, ferrocarriles, puertos, aeropuertos y agua potable, por lo que pidió al gobierno federal su apoyo para comenzar a la brevedad su adecuada planeación y con ello colaborar en la reactivación económica del país.

“Nuestra perspectiva es que se tenga el mayor beneficio social con las inversiones que se realicen y no sólo sean inversiones a secas. En nuestro listado la mitad de los recursos podrán ser aportados por el sector privado”, comentó su presidente, Marco Gutiérrez.

En entrevista, dijo que hay algunos proyectos que ya están avanzados, por ejemplo, con registro ante las autoridades hacendarias, pero hay otros que se encuentran en etapa concepción y si no se hace una correcta planeación se limitarán a ser ideas.

Para la cámara, el sector ferroviario es el que mayor inversión podría detonar, el 35% del total, e incluye la construcción del tren México-Querétaro y una eventual extensión a Irapuato. En el primer caso, incluso se cuenta con los estudios requeridos porque ya fue licitado y adjudicado (el fallo fue revocado por la polémica que generó que un consorcio chino-mexicano lo ganara).

En su momento se planteó que dicho tren únicamente ofreciera servicio de pasajeros y el líder de los consultores dijo que ahora es necesario sumarle el de carga.

Otros sectores en donde los consultores organizados del país detectan oportunidades es en: carreteras, con 63 proyectos por 90,000 millones de pesos, puertos con 20 proyectos por 50,000 millones de pesos, agua potable con 10 proyectos por 45,000 millones de pesos y aeropuertos con 28 proyectos que implicarán unos 35,000 millones de pesos.

Urge la participación de Fonadin

El presidente de la CNEC aseguró que para iniciar la elaboración de los estudios o preparación técnica de los proyectos se requiere este año de 3,500 millones de pesos y una cifra similar en el 2021, de lo contrario no habrá tiempo suficiente para desarrollar infraestructura de impacto social en el resto del sexenio, toda vez que no hay que apresurar los tiempos para atender necesidades políticas.

“Como parte del plan de recuperación, hago un llamado a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), y a su titular, Arturo Herrera, a fin de que autorice que el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) brinde de forma contingente apoyos a las dependencias y entidades de municipios, estados y del propio gobierno federal para llevar a cabo la inmediata elaboración de los proyectos”, refirió.

Gutiérrez fue claro al decir que, si no se dedican los recursos necesarios para la de los proyectos, se malgastaría la inversión y se corre el riesgo de que las obras puedan tener, finalmente, un sobrecosto de hasta de tres veces su valor y un sobretiempo de hasta tres años.

El empresario ofreció su colaboración al Jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, y al presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar, para cuanto antes promover, mediante el acercamiento con la CNEC, la necesaria planeación de los proyectos de infraestructura.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx