Especialistas del sector laboral coincidieron en que es indispensable definir la estrategia de incorporación a una fuente de trabajo, sobre todo si se contempla que habrá un número de connacionales que lleguen al país, luego de la llegada de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.

De acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) en su reporte de repatriados trabajando, hasta el noveno mes del 2016 se tiene un registro de la llegada de 4,760 trabajadores que regresaron al país y quienes buscan colocarse en una oportunidad de trabajo; no obstante, en el rubro de Repatriados Trabajando Colocados, la dependencia no reporta a ningún trabajador colocado en alguna fuete de trabajo en las 31 entidades del país, ni en la Ciudad de México.

La mayor parte de los mexicanos se concentran principalmente en agricultura, construcción, alimentos y limpieza, entre otros, y son quienes cuentan con los salarios más bajos , expresó Rafael Alarcón Acosta, investigador del Colegio de la Frontera Norte.

Como ejemplo, Acosta explicó que cerca de 2 millones 600,000 mexicanos vivían en el 2007 en la zona metropolitana de Los Ángeles, lo que equivalía a 14% de la población total en ese entonces. Cuando compararon a los migrantes mexicanos con otros grupos, explicó que encontraron que gran parte de los connacionales tiene escolaridad baja y menor habilidad para hablar el idioma inglés, entre otras referencias.

Por otra parte, el especialista en materia laboral Ricardo Martínez añadió que es evidente que los programas de repatriación tienen que reforzarse. Con programas de apoyo al empleo es posible que se incorporen los trabajadores a uno; además, se tendrían que analizar sus capacidades . El reporte de la STPS indica que en el 2015, el reporte de repatriados en la Federación fue de 2,240, cifra menor a la reportada hasta septiembre del 2016. En la frontera norte, cuando hacemos selección de personal, hemos detectado que los connacionales que regresan al país tienen la ventaja del idioma; muchos de ellos dejan de emplearse en las maquilas, a su regreso al país lo hacen en los call center , dijo Arleth Leal, especialista en recursos humanos.

Según datos de migración, más de 50% de los connacionales domina el idioma inglés y se han profesionalizado en diversas técnicas y oficios.

[email protected]