El director de Petróleos Mexicanos (Pemex) Exploración y Producción (PEP), Carlos Morales Gil, confirmó ayer un nuevo descubrimiento de crudo ligero en aguas ultraprofundas del Golfo de México, con lo que la estatal mexicana llega a su quinto pozo exitoso en el área y a una estimación que supera los 1,100 millones de barriles de petróleo crudo equivalente en reservas.

El nuevo pozo, llamado Exploratus 1, se ubica en la zona del Cinturón Plegado Perdido, frente a Matamoros, Tamaulipas, a un tirante de agua de 2,500 metros. Aunque todavía no existe una estimación definitiva de recursos, Pemex calcula que pueda agregar entre 150 y 200 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

Yo espero que haya más que eso, pero todavía el pozo no está terminado , dijo el directivo.

Los trabajos de perforación de Exploratus 1, explicó Morales Gil, comenzaron en noviembre del 2013 y los hidrocarburos fueron hallados a una profundidad de 3,600 metros.

Ahorita está a 3,900 metros, pero a 3,600 metros empieza a aparecer esta formación del oligoceno, en esa formación ya detectamos presencia de hidrocarburos, crudo ligero y gas condensado , aseguró, añadiendo que está previsto que en tres meses el pozo llegue a una profundidad total de 6,130 metros.

Pemex ha explorado hasta ahora seis pozos en Perdido: Trión-1, Supremus-1, Maximino, Vespa 1, PEP-1 y Exploratus 1, de los cuales todos, excepto PEP-1, han reportado presencia de hidrocarburos.

En el último reporte de reservas de Pemex, al concluir el 2012, 55% de las reservas añadidas, cerca de 800 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, fue obtenido del Golfo de México, con los pozos Trión, Supremus y Lakach (este último fuera del Cinturón Plegado Perdido).

kgarcia@eleconomista.com.mx