La tabacalera propietaria de Lucky Strike tomará el control de Camel y de otras grandes marcas por casi 50,000 millones de dólares, buscando convertirse en líder en Estados Unidos y en el mercado del cigarrillo electrónico, informaron este martes las dos empresas.

El gigante tabacalero British American Tobacco (BAT), propietario de marcas como Dunhill, Lucky Strike, Kent y Rothmans, adquirirá por 49,400 millones de dólares 57.8% del capital que todavía no poseía en la estadounidense Reynolds American, fabricante de Camel y Newport. Los consejos de administración de los dos grupos aprobaron la operación. Una parte se hará en efectivo y otra a través del intercambio de acciones.

Los dos socios esperan cerrar la transacción durante el tercer trimestre del 2017. Antes debe recibir el acuerdo de los accionistas de los dos grupos y de las autoridades reguladoras correspondientes.

Si la transacción se lleva a cabo, esta operación será la más importante consolidación en el sector desde la compra por el mismo Reynolds de su compatriota y competidor Lorillard, el año pasado, por 27,000 millones de dólares.

BAT se convertiría en la primera empresa tabacalera que cotiza en el mundo, por ingresos y beneficio operativo. A nivel de número de cigarrillos vendidos, afianzaría su tercera posición mundial, detrás del gigante estatal China National Tobacco Corporation (CNTC) y Philip Morris International, que vende Marlboro fuera de Estados Unidos, así como L&M y Chesterfield.

Para BAT, el objetivo es implantarse en Estados Unidos. Con sus marcas históricas de Camel y Pall Mall, Reynolds ocupa la segunda posición en el mercado estadounidense, por detrás de Altria, que comercializa el famoso Marlboro.

El acuerdo marcará el regreso de BAT al mercado lucrativo y altamente regulado de Estados Unidos luego de una ausencia de 12 años, por lo que será el único gigante del tabaco con una presencia de liderazgo en el mercado estadounidense e internacional.

El presidente ejecutivo de BAT, Nicandro Durante, dijo que juntar a ambas compañías crearía a un líder del mercado.

Pese a algunas dificultades, el mercado de Estados Unidos es el segundo más importante en el mundo, detrás del chino.