Durante octubre del 2010  los ingresos generados por el comercio al por menor en México rompieron su tendencia de recuperación presentando una caída de 1.4% en relación con lo registrado en septiembre.

En abril las ventas minoristas registraron una caída histórica de 22.5% por el confinamiento y las restricciones a la movilidad; posteriormente se ligaron cinco meses con una tendencia de recuperación, aunque por debajo de niveles prepandemia. Pese a la reactivación de las actividades económicas, la derrama del comercio al por menor volvió a terreno negativo este décimo mes del año. 

En su comparación interanual también se registró una contracción significativa, 7.3% menos ingresos generados que el año pasado, de acuerdo con cifras de la Encuesta Mensual de Empresas Comerciales (EMEC) del Inegi. 

El comportamiento del comercio, especialmente el minorista, es de alto impacto para la economía nacional; representa uno de los sectores que impulsan de manera determinante al PIB nacional y es una de las fuentes más grandes de empleo.

Adicionalmente, el total de trabajadores dentro del comercio al por menor cayó 4.5% en relación interanual. El tamaño del mercado laboral se redujo con la pandemia, y las remuneraciones promedio de quienes se emplean en estas actividades, también. En términos reales cayeron 1.1% en comparación con octubre del 2019.

Los subsectores que presentaron un retroceso en su recuperación durante este décimo mes del año fueron: el comercio de tiendas departamentales y de autoservicio, el comercio de artículos y enseres domésticos, muebles o electrónicos, el comercio de artículos de papelería, para el esparcimiento y otros artículos de uso personal, el comercio de automóviles y autopartes.

Por su parte, todavía se mantienen en terreno positivo algunos subsectores dedicados al comercio de alimentos, artículos para la salud, textiles y accesorios.

Comercio electrónico, impulsando al sector

En contrasentido del comercio minorista total, las ventas que se realizan exclusivamente por internet y otros canales de venta como catálogos o televisión continúan expandiéndose. 

En México el comercio electrónico representa cerca del 5% del PIB nacional; antes de la pandemia todavía se encontraba con obstáculos como la bancarización, la falta de confianza de los consumidores o temas de logística. En estos últimos meses los estudios y las proyecciones muestran que el confinamiento obligó a gran parte de la población a entrar en el mercado digital. 

En octubre el comercio electrónico creció 7.5% en relación con septiembre y se catapultó 71.5% si se compara con octubre del año pasado. Siendo el único subsector del comercio minorista total que continúa con crecimientos, mismos que alcanzan los dos dígitos mes a mes.