No conforme con haber recibido una inversión mexicana histórica en su territorio el año pasado, Colombia intensifica su promoción en nuestro país para seguir atrayendo capital productivo, buscando que más regiones y sectores despierten el apetito inversor.

“Queremos que nos conozcan como un país bastante diverso y de regiones”, comentó Paola García Barreneche, vicepresidenta de ProColombia a El Economista, durante una visita a México la semana pasada para encabezar seminarios de promoción en las ciudades de Monterrey, México y Puebla.

En México culminó una gira regional que días antes llevó al equipo de ProColombia por Chile y Perú, países con los que comparte la membresía de la Alianza del Pacífico y que claramente son una prioridad en la búsqueda de fortalecer los lazos económicos regionales.

El año pasado, Colombia recibió de México 1,717 millones de dólares por concepto de Inversión Extranjera Directa (IED), equivalentes a 11.8% de los más de 14,000 millones de dólares captados por el país sudamericano.

Nuestro país se ubicó tercero entre los mayores inversores, sólo después de España y Estados Unidos, quienes aportaron 18% y 14.6%, respectivamente, de la IED que llegó a Colombia.

Es bien conocida la actividad en Colombia de empresas mexicanas como América Móvil, Grupo Salinas, Bimbo, FEMSA, Cemex y Mexichem y aunque ProColombia busca afianzar la presencia y expansión de estos grandes grupos, ahora también va en busca de las pymes mexicanas.

Además, se ha embarcado en la labor de comunicar que las oportunidades de hacer negocios en Colombia no se limitan a Bogotá y Medellín, sino que se extienden a otras regiones con vocaciones productivas diversas.

Por ello, en la gira de la semana pasada, ProColombia se hizo acompañar de representantes de cinco agencias regionales de promoción de la IED. Además de las de Bogotá y Medellín, estuvieron presentes las de Barranquilla, Armenia y Cali.

“Es la primera gira en la que vamos con tantas agencias de promoción (...) es un tema de madurez (en la promoción): los inversionistas ya saben de la ubicación estratégica de Colombia. Ahora quieren conocer con detalle las vocaciones productivas regionales”, dijo García Barreneche.

Para todos los gustos

Sobre las oportunidades de negocios destacaron las que se han abierto en el sector de infraestructura en Bogotá, ciudad que trabaja en apuntalar su equipamiento de movilidad. Aquí destacan los proyectos del metro y la terminal dos del Aeropuerto El Dorado.

Refirió la fortaleza de Medellín en sectores como el de la moda, los agronegocios y el área inmobiliaria. Citó además la vitalidad innovadora de la ciudad, cuyo botón de muestra es la colaboración continua entre gobierno, empresas y universidades para definir las políticas públicas de la ciudad en un horizonte de mediano y largo plazos.

En el caso de Barranquilla destaca su vocación industrial que la hace un hub en el Caribe colombiano, con miras a fortalecerse con el proyecto de navegabilidad que hay en el río Magdalena, para conectar la región con el centro del país. “hoy en día FEMSA tiene su planta más moderna de América Latina en Barranquilla”, dijo.

Sobre las regiones de Cali y Armenia, destacó la fortaleza de los agronegocios y en especial sobre esta última las oportunidades que se han abierto en el turismo temático: el agroturismo. “Es una de las ciudades que más concentran parques temáticos del país, como el Parque del Café”.

Paola García confió en que la inversión mexicana seguirá fluyendo en Colombia y aunque el nivel récord del año pasado será difícil de igualar, afirmó que “las empresas mexicanas que ya han apostado por el país, todas, manifiestan interés en seguir creciendo”.

octavio.amador@eleconomista.mx