La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) informó que investiga posibles prácticas monopólicas absolutas en el mercado de la producción, distribución y comercialización de productos de higiene manufacturados con celulosa y sus derivados, en los que se incluyen: pañales para bebé, protección sanitaria femenina, productos para incontinencia, papel higiénico desechable y toallas húmedas.

En un comunicado, el organismo expuso que el inicio del procedimiento indagatorio es específicamente sobre posibles acuerdos entre competidores con el objetivo de manipular los precios, así como de intercambiar información entre ellos para realizar alguna de las conductas consideradas como prácticas monopólicas absolutas.

Se denomina prácticas monopólicas absolutas a los contratos, convenios o arreglos entre agentes económicos competidores entre sí, cuyo objetivo es la manipulación de precios, restricción y limitación de la oferta y la demanda, así como la división o segmentación de mercados.

La comisión puntualizó que la indagatoria inició el 29 de noviembre del 2017, y ésta no debe entenderse como un prejuzgamiento sobre la responsabilidad de ninguna empresa, porque hasta el momento no se han identificado de forma definitiva violaciones a la normatividad en materia de competencia económica.

También precisó que el plazo de la averiguación es de hasta 120 días hábiles, contados a partir de la fecha de inicio de la misma, el cual podrá ser ampliado por el mismo lapso hasta por cuatro ocasiones.

No obstante, en caso de que se encuentren elementos que determinen una violación a la Ley, los responsables serán llamados a un procedimiento en forma de juicio para que presenten su defensa.

Señaló que conforme a la Ley Federal de Competencia Económica, de comprobarse la existencia de una práctica monopólica absoluta, los agentes económicos podrían ser sancionados hasta con 10% de sus ingresos.

En tanto, las personas físicas involucradas podrían recibir prisión conforme al Código Penal de hasta por 10 años.

KIMBERLY CLARK RESPONDE

Kimberly Clark de México, líder del mercado de productos de higiene personal, dijo en un comunicado que continuará actuando con estricto apego a la legislación vigente y a su propio código de conducta.

Tras el aviso de la Cofece, las acciones de Kimberly en la Bolsa local caían 6.10%, a 31.70 pesos. Analistas han dicho que los títulos reaccionaron a la investigación y que en caso de que la empresa sea el blanco de la indagatoria, el impacto podría ser mayor.

SANCIONES EN LATINOAMÉRICA

En países como Perú y Chile, Kimberly Clark, entre otras empresas, han sido objeto de investigación y sanciones por cartelización de precios y colusión, prácticas monopólicas que dejan sin alternativas al consumidor.

En el 2015, en Chile, la Fiscalía Nacional Económica determinó que las empresas CMPC y SCA se pusieron de acuerdo de forma ilícita para fijar los precios y repartirse el mercado del papel, incluyendo servilletas, pañuelos desechables y papel higiénico.

El “cártel del confort”, como se le conocía, operó por una década, entre los años 2000 y 2011, y abarcó 90% del mercado de este tipo de papel, estimado en unos 400 millones de dólares.

En el 2016, el organismo determinó una nueva práctica desleal por parte de CMPC, quien se coludió con Kimberly-Clark en el mercado de los pañales y otros productos sanitarios.

En el 2017, en Perú, Kimberly Clark fue sancionada por el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual, por la fijación concertada de precios y condiciones comerciales en el mercado de papel higiénico. En este caso, la empresa fue denunciada por Protisa, su homóloga con quien pactaba los precios.

[email protected]