La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) aprobó que los 54 operadores de gasolinerías del grupo G500 mantengan una especie de concentración parcial al integrarse como club de compras de combustibles y otros productos que venden en sus establecimientos, aunque la incorporación de socios deberá ser notificada al regulador para que éste verifique su participación de mercado en cada caso.

La Cofece determinó lo anterior al concluir que en conjunto tales estaciones obtendrían todavía una baja participación en la compra de los distintos tipos de combustibles con respecto a los mercados en los que participan. Sin embargo, dejó expresamente señalado que los socios operarán de manera independiente en la comercialización al menudeo de estos productos.

En tanto, objetó la incorporación de socios potenciales de manera indefinida en G500, argumentando que no existe información sobre los efectos que cada participación podría generar al proceso de competencia.

Considerando que se trata de un club de compras, la Comisión aprobó un mecanismo para que G500 pueda, en el futuro, agregar nuevos socios, comunicando de manera previa a la Cofece y proporcionando la información de los mismos , explicó el regulador.

De esta forma, se crea un mecanismo para que esta autoridad de competencia verifique el impacto que la nueva afiliación generaría en las condiciones de competencia en el mercado, señaló la Cofece.

Se trata del primer asunto de esta naturaleza resuelto por el órgano antimonopolios, que admitió el año pasado que la agregación de compras mayoristas de gasolina puede tener un efecto positivo en los precios al consumidor final, siempre que los participantes no incurran en conductas colusivas.

Los agentes económicos deben tener presente que estas estrategias comerciales entre competidores no deben facilitar la coordinación entre ellos, el monitoreo de precios o comportamientos estratégicos, ni disminuir la innovación o la diferenciación de los participantes de estas alianzas o ‘clubes de compras’ , dijo en un documento con recomendaciones para mejorar el ambiente de competencia en el sector.

Los representantes de G500 fueron cuestionados sobre las motivaciones de este pronunciamiento y los riesgos de caer en impunidad o debilitar su negocio, pero no estuvieron disponibles para responder hasta el cierre de esta edición.

Del mercado, 16%

La semana pasada, la firma suiza especializada en transporte de hidrocarburos y otras materias primas Glencore firmó un acuerdo con el grupo mexicano liderado por Antonio Caballero para el suministro de 180,000 barriles diarios de gasolina y diesel por 15 años.

Con ello, destacó que Glencore planea invertir 200 millones de dólares en los próximos dos años en la alianza que conformará con G500 para crear una nueva marca de estaciones de servicio que operará en México, además de las que ya tiene el grupo mexicano.

G500 es la agrupación más numerosa de gasolineros en el país, con 1,800 estaciones de servicio en toda la República, que representan casi 16% del universo de estos negocios.

Tras el incremento del precio de la gasolina al arrancar el 2017, el grupo se pronunció en contra de la inseguridad que provocaron diversos saqueos y actos de vandalismo en establecimientos de todo el país, anunciando que 400 de sus estaciones de servicio estaban en riesgo, luego de que efectivamente mantuvo cerrados por hasta tres días alrededor de 50 puntos de ventas.

kgarcia@eleconomista.com.mx