Grupo México (que en su división Transportes integra a Ferromex y Ferrosur) afirmó que el Pleno de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) rechazó el dictamen de la Autoridad Investigadora que señalaba que no existían condiciones de competencia efectiva en el mercado de los servicios de interconexión, derechos de paso y derechos de arrastre utilizado para prestar el servicio público de transporte ferroviario de carga en el territorio nacional.

“Hoy, 7 de marzo del 2018, el Pleno de la Cofece confirmó el cierre de dicho expediente, dejando sin materia el dictamen”, difundió en un comunicado la tarde de este miércoles. El grupo explicó en su documento que, por voto unánime, se rechazó el dictamen de la autoridad investigadora, cuyo dictamen preliminar se publicó en el Diario Oficial de la Federación el 15 de marzo del 2017 y que también incluía a Kansas City Southern de México.

De acuerdo con la agencia Reuters, la resolución final del expediente señala que la definición de mercado propuesta por la autoridad en su dictamen preliminar, y con base en la cual concluyó que no existían condiciones de competencia, no se encuentra debidamente acreditada y sustentada en el expediente. Al cierre de esta edición ni la Cofece ni Kansas City Southern hicieron algún pronunciamiento.

Un largo proceso

El 2 de septiembre del 2016 la Cofece acordó iniciar la investigación de las condiciones de competencia efectiva en los servicios de interconexión entre redes ferroviarias, para cumplir con lo establecido en la reforma del 2015 a la Ley Reglamentaria del Servicio Ferroviario (LRSF) y al año siguiente difundió el dictamen preliminar donde señalaba la falta de competencia en los servicios de interconexión, derechos de paso y derechos de arrastre.

En la investigación se incluyó el análisis de información proporcionada por clientes del servicio ferroviario, entre ellos: Cemex, Cargill, Ternium, Ford, APL y DeAcero, porque consideraban afectaciones al sistema logístico nacional afrontando altas tarifas, mala calidad y largos tiempos de traslado, que pueden derivar en escasez de insumos, por ejemplo.

Grupo México y Kansas City Southern de México manifestaron su inconformidad y afirmaron que presentarían los elementos suficientes en su defensa.

Como efecto de las prácticas analizadas, los clientes de esas empresas se veían obligados a pagar servicios adicionales, como la renta de locomotoras para movilizar la carga que se encuentra en espera de ser transportada por el concesionario, además de incumplimiento en los horarios de interconexión, lo que ocasiona retrasos en los procesos productivos.

En su momento, el propietario de Ferrosur y Ferromex calificó el dictamen preliminar de “contradictorio” en relación a lo establecido en el informe de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), publicado en 2014, que concluye que el sistema ferroviario mexicano es el más competitivo en el continente americano, con la mejor tarifa promedio de todo el continente, de 2.9 centavos de dólar por tonelada-kilometro.

empresas@eleconomista.mx