El presidente de China, Xi Jinping, y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, firmaron acuerdos bilaterales en las áreas de comercio, inspección de alimentos e industria. Según el líder chino, el país está dispuesto a promover un intercambio igualitario con Brasil. Los dos participaron en una reunión bilateral en el Palacio de Itamaraty. El representante chino está de visita en Brasil para asistir a la XI cumbre de potencias emergentes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (BRICS).

“China considera que los esfuerzos del gobierno brasileño para promover el desarrollo socioeconómico del país son positivos, y tiene plena confianza en el futuro de Brasil e interés en fortalecer su cooperación con el país. Vamos a profundizar la confianza mutua e incrementar y mejorar el comercio y la inversión”, dijo Xi Jinping.

El presidente chino también enfatizó que Brasil y China son los dos principales mercados emergentes mundiales y que el país asiático ha estado evaluando asociaciones para inversiones en proyectos de infraestructura, agricultura, minería, petróleo y gas, y ciencia y tecnología en Brasil.

Xi consideró que China “otorga gran importancia a la influencia de Brasil en América Latina y el Caribe”. “Planificaremos con una visión más amplia y un espíritu pionero de relaciones cooperativas”.

En la ceremonia, Bolsonaro expresó interés en diversificar el comercio con el país asiático, el mayor importador de productos brasileños. “China forma parte, cada vez más, del futuro de Brasil”, afirmó Bolsonaro. “Más que ampliar, queremos diversificar nuestras relaciones comerciales”, añadió.

Entre los acuerdos, destaca el de los protocolos de salud para la exportación de peras chinas a Brasil y otro para la venta de melones brasileños a China. Según una declaración emitida por el Palacio de Planalto, los protocolos de pera y melón son los primeros firmados con China sobre frutas. “China es el mayor consumidor mundial de melón. En el 2018 se consumieron 15.6 millones de toneladas”, refiere el informe.

El melón será la primera fruta fresca brasileña que ingrese a China. Además de diversificar la agenda de exportación brasileña al país, la luz verde puede generar más oportunidades para el cultivo nacional de frutas, actualmente enfocado en el mercado europeo.

El propósito de negociar protocolos sanitarios entre países es evitar la entrada de plagas o plagas endémicas del país exportador al país importador.

Además de los protocolos y tratados sanitarios, Xi y Bolsonaro firmaron memorandos de entendimiento en las áreas de transporte; medicina tradicional, complementaria e integrada; cooperación en el sector de servicios; fortalecimiento de la cooperación en inversiones, y cooperación en intercambio cultural y audiovisual. (Con información de AFP)