La petrolera estadounidense Chevron suscribió un acuerdo con la holandesa Shell para adquirir 40% de su participación en tres bloques de aguas profundas mexicanas, otorgados en la Ronda 2.4 de la administración pasada.

El acuerdo fue aprobado la semana pasada por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH). Las modificaciones aprobadas son para los contratos CNH-R02-L04-AP-CS-G01/2018, CNH-R02-L04-AP-CS-G02/2018 y CNH-R02-L04-AP-CS-G04/2018, que Shell, presidida por Alberto de la Fuente, ganó en enero del 2018.

“Este acuerdo fortalece aún más el portafolio de la compañía en México, y avanza en su estrategia de crecimiento en la exploración en aguas profundas”, dijo el portavoz de Chevron, Ray Fohr, en un comunicado. La unidad mexicana de Chevron es además la operadora de dos contratos de licencia en aguas profundas mexicanas para explorar y desarrollar el bloque 3 en el área de Perdido y el bloque 22 en Cuenca Salina, ambas en el golfo de México.

Por su parte, Shell se hizo en el 2018 de nueve de los 19 bloques de crudo y gas aguas adentro adjudicados en la licitación más competitiva tras la implementación de la reforma. La operación de la angloholandesa había sido sin socios, práctica inexistente en el desarrollo de campos petroleros en aguas profundas, por lo que podría haber otras asociaciones durante la exploración de los bloques mexicanos. A inicios del año, la firma obtuvo la aprobación de la CNH para su plan de perforación, que considera inversiones de 2,400 millones de dólares y que puede incluir hasta 13 pozos en aguas profundas durante los próximos cuatro años.

“La cesiones de Shell a favor de Chevron no implican un cambio del control corporativo y de gestión ni cambio del control de las operaciones”, detalló el regulador energético durante su sesión extraordinaria número 59.

En el caso de los contratos de Chevron, tiene además el área 3 de las Cuencas Salinas del golfo, con una participación accionaria de 37.5%, mientras que de sus socios Petróleos Mexicanos (Pemex) participa con 27.5% del contrato y la japonesa Inpex tiene 35% del consorcio. En este contrato, que tendrá una vigencia de hasta 50 años, la utilidad operativa para el Estado mexicano será de 18.44%, y se han ejecutado inversiones por 631,159 dólares hasta el mes de abril.

Por otro lado, el contrato 3 del Cinturón Plegado Perdido es operado por Chevron y mantiene una participación igualitaria de 33.3% con Pemex e Inpex.

En este contrato ya arrancó la perforación de un pozo exploratorio, por lo que la inversión ejecutada hasta ahora asciende a 8.3 millones de dólares, mientras que la utilidad compartida para el Estado a partir del desarrollo del campo será de 7.44 por ciento.

El convenio de asociación entre Chevron y Shell está sujeto al pronunciamiento de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

[email protected]