La Comisión Federal de Competencia (CFC) celebró la aprobación de la ley antimonopolios que la dota de mayores herramientas, a la altura de las mejores prácticas internacionales, para defender los derechos de los consumidores, disminuir los precios y beneficiar a la competitividad del país.

La reforma contempla temas relevantes, desde sanciones más severas que inhiben las prácticas monopólicas hasta la simplificación de procedimientos administrativos de la Comisión.

Esto beneficiará a los consumidores, a través de una competencia más vigorosa que reduzca los precios y amplíe las opciones para todos. También impulsará la competitividad y el empleo en la economía mexicana, por medio de mayores incentivos a mejorar la productividad en sectores que han estado aislados de la disciplina competitiva , afirmó la CFC.

No obstante, el artículo 39 de la Ley Federal de Competencia Económica también fue ratificado por el Senado, el cual añade instancias judiciales para la impugnación contra las resoluciones de la Comisión sobre las prácticas anticompetitivas.

Ante esta ratificación, el órgano regulador agrega: La CFC asume el reto de una instancia adicional de revisión judicial de sus decisiones, cuyas reglas de funcionamiento deberán establecerse de manera que se cumpla el objetivo de dar mayor certidumbre jurídica sin abrir la puerta a estrategias dilatorias basadas en el litigio .

Y es que la reforma de ley, aprobada por los diputados y ratificada por el Senado, establece que en los 180 días posteriores a la puesta en marcha los legisladores deberán contar con mecanismos y reglas del juicio ordinario en lo administrativo, como recurso adicional a la empresa para impugnar la decisión de la CFC.

A través de un comunicado, el órgano que comanda Eduardo Pérez Motta afirmó que en lo general la reforma de ley de competencia beneficia a los consumidores y a la competitividad de la economía mexicana.

Los cambios sobresalientes son las multas económicas que se aplicarán sobre 10% de los ingresos anuales de las empresas que incurran en prácticas anticompetitivas; sanción de cárcel de tres a 10 años en prácticas monopólicas absolutas; visitas de verificación y la aplicación de medidas cautelares.

Las reformas aprobadas fortalecen las obligaciones de transparencia de la Comisión, profundizan la división de funciones al interior de la autoridad para evitar cualquier conflicto de interés y permiten la terminación no litigiosa de casos , destacó el comunicado de la CFC.

[email protected]