La empresa canadiense Canadian Pacific Railway Ltd. (CP) acordó adquirir a la estadounidense Kansas City Southern (KCS), lo que creará la única red ferroviaria que atraviesa los tres países de América del Norte, de aprobarse la transacción.

La compra, anunciada este domingo, fue por 25,000 millones de dólares y creará una red ferroviaria de 20,000 millas (unos 32,000 kilómetros), pasando por Estados Unidos, México y Canadá.

Asimismo, esta red permitirá a Canadian Pacific dar servicios amplios en México, pues Kansas City Southern y Ferromex son las dos principales empresas del servicio ferroviario de carga en el país.

La adquisición se hará a través de una transacción de acciones y efectivo que representa un valor empresarial de aproximadamente 29,000 millones de dólares, que incluye la asunción de 3,800 millones de dólares de deuda pendiente de KCS.

Asimismo, la transacción, que cuenta con el apoyo unánime de ambas juntas directivas, valora KCS en 275 dólares por acción, lo que representa una prima de 23%, con base en los precios de cierre de CP y KCS el 19 de marzo de 2021.

La fusión permitirá conectar a los clientes a través de ofertas de transporte de red única entre puntos en el sistema de CP en todo Canadá, el medio oeste y el noreste de Estados Unidos y puntos en el sistema de KCS en todo México y el centro-sur de Estados Unidos.

En términos de ingresos, la compañía combinada empleará a cerca de 20,000 personas y generará ingresos totales de aproximadamente 8,700 millones de dólares en base a las cifras reales de 2020.

"Esta transacción será transformadora para América del Norte, proporcionando impactos positivos significativos para nuestros respectivos empleados, clientes, comunidades y accionistas", dijo el presidente y director ejecutivo de CP, Keith Creel.

“Esto creará el primer ferrocarril entre Estados Unidos, México y Canadá, que unirá dos ferrocarriles que se han enfocado profundamente en brindar un servicio de calidad a sus clientes para desbloquear todo el potencial de sus redes”, añadió.

CP y KCS han sido los dos ferrocarriles de Clase 1 con mejor desempeño durante los últimos tres años sobre la base del crecimiento de los ingresos.

Creel planteó que el cambio ocurre luego de que el Tratado entre México, estados Unidos y Canadá (T-MEC), que entró en vigor en julio de 2020, hace que la integración eficiente de las cadenas de suministro del continente sea más importante que nunca.

Creel será el director ejecutivo de la nueva compañía, que tendrá su sede en Calgary.

KCS afirmó que las nuevas ofertas de una sola línea de la red combinada brindarán un alcance de mercado drásticamente ampliado para los clientes, brindarán nuevas opciones competitivas de servicios de transporte y respaldarán el crecimiento económico de América del Norte. 

roberto.morales@eleconomista.mx