Ante el alto costo que los subsidios energéticos representan para el país, la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES) instó al gobierno federal a terminar con este gasto que el año pasado superó los 25,000 millones de pesos en el caso del gas licuado de petróleo (LP), y para ello propuso un programa de instalación de calentadores solares de agua que podrían satisfacer 40% del consumo de combustibles en los hogares.

El Programa Nacional de Promoción para Calentadores Solares (Procalsol) operado por los principales distribuidores del país, se ha planteado la meta de alcanzar una instalación de 23 millones de metros cuadrados de calentadores para el 2020 -equivalente a 11 millones de hogares ya que una instalación tiene dos metros aproximadamente- con lo que, explicó el vicepresidente de la ANES, Alberto Valdez, se dejará de pagar el subsidio determinado como costo de oportunidad en el que incurre el gobierno a través de Petróleos Mexicanos que al importar 30% de la demanda nacional de gas licuado de petróleo (LP), equiparando el precio nacional del volumen total del energético que se comercializa en el país a los precios del merado estadounidense.

Tan solo en 2012, el gasto por el costo de oportunidad en que incurrió Pemex superó los 26,632 millones de pesos, según el cálculo que se obtuvo hasta el último reporte de la paraestatal en septiembre.

"Energéticamente, instalar fuentes renovables autónomas tiene su valor intrínseco puesto que somos importadores de gas tanto natural como LP y con una fuente renovable propia asignaríamos los recursos que se utilizan para costear este energético a otras aplicaciones, como la migración a combustibles limpios en el mercado automotriz y el transporte público de forma masiva", dijo el experto a El Economista. Alberto Valdez detalló que hasta el año pasado se han instalado 1 millón 800,000 metros cuadrados de calentadores solares en todo el país -900,000 hogares, aproximadamente- para lo que no se ha invertido ni un peso en subsidios.

Entre 2005 y 2009 México invirtió 1.7% del PIB en subsidiar la energía, según la OCDE; además 20% de la población más pobre se beneficia sólo de una décima parte de los subsidios. Un calentador solar de agua cuesta como máximo 12,000 pesos que incluyen su instalación, por lo que con los precios actuales del gas LP - de 240 pesos mensuales para una vivienda de cuatro habitantes-, en cuatro años se habrá pagado el calentador que tiene una vida útil de 10 años en los que se deja de pagar por el calentamiento de agua.

La ANES buscará también un acercamiento con el legislativo para realizar un censo que determine las condiciones actuales del sector y el potencial en términos de hogares y no sólo de metros cuadrados disponibles, finalizó su vicepresidente.

[email protected]