El número de proyectos de nuevas inversiones productivas en el mundo presentó una caída de 37% interanual de enero a agosto de 2020, a 964, informó este jueves la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

Este es un indicador de las tendencias futuras de Inversión Extranjera Directa (IED) a nivel global.

Durante el mismo periodo, el número de fusiones y adquisiciones transfronterizas se redujo 15% en los primeros ocho meses de 2020, en comparación con el año anterior, sin especificar la cantidad de transacciones.

En general, los mercados globales y los ánimos están altos con la noticia que las dos vacunas contra el Covid-19 han mostrado una efectividad de más del 90% en la última fase de las pruebas clínicas.

Pero mientras crece la confianza de que el final de la pandemia sanitaria está a la vista, el informe de la UNCTAD advierte que una vacuna viable no detendrá la propagación del daño económico, el cual se sentirá por un largo tiempo en el futuro, especialmente sobre los más pobres y vulnerables.

El informe, El Impacto de la Pandemia Covid-19 sobre el Comercio y Desarrollo: Transición a una Nueva Normalidad, proporciona una evaluación integral de las repercusiones económicas, proyectando que la economía global sufrirá una drástica contracción de 4.3% en el 2020 y advierte que la crisis podría poner a 130 millones de personas en situación de extrema pobreza.

La manera como la economía mundial está organizada es en parte responsable del impacto desproporcionado sobre los más pobres del mundo, quienes carecen de los recursos necesarios para responder a los impactos y choques generados por el Covid-19, dice el informe.

“La pandemia Covid-19 ha golpeado gravemente la economía mundial con serias consecuencias para todos,” dijo el secretario general de la UNCTAD Mukhisa Kituyi.

“Transpasando velozmente las fronteras, afectando las arterias principales de la economía global, la propagación del virus, favorecido por la interconectividad -y las fragilidades- de la globalización, ha generado una crisis global sanitaria que se ha transformado en un enorme choque económico global que ha golpeado duramente a los más vulnerables.”

El informe señala que el impacto de la pandemia ha sido asimétrico y con mayor incidencia en los más vulnerables, dentro y entre países, afectando desproporcionalmente a hogares de bajos recursos, migrantes, trabajadores informales y mujeres.

La pobreza global se ha acelerado por primera vez desde la crisis financiera asiática de 1998. En 1990, la tasa de pobreza fue de 35.9%. Al 2018, se había reducido a 8.6% pero en lo que va del año ya ha aumentado a 8.8% y probablemente aumentará aún más a lo largo del 2021.

Adicionalmente, el Covid-19 ha tenido un efecto desproporcionado en dos sectores -turismo y micro, pequeña y mediana empresa- que son fuente de empleo para varios grupos vulnerables.

Por ejemplo, mientras los hombres adultos posiblemente han sufrido más por la emergencia sanitaria, las mujeres y los jóvenes son los más afectados por la crisis económica. En 32 países, para los cuales se dispone de datos desagregados por género, los países con más alta incidencia de Covid-19 han mostrado un gran incremento de desempleo en mujeres más que en hombres.