En la actualidad, 51% del gas natural consumido en México se abastece con importaciones. De continuar las tendencias de crecimiento de uso de este hidrocarburo en el sector eléctrico, la manufactura, la presurización de yacimientos petroleros, la petroquímica y el uso vehicular, se llegará al 2030 con una dependencia de 94% del gas del exterior, advirtió la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

Y no sólo eso, aseguró el comisionado del regulador Héctor Moreira durante la presentación del documento técnico “El sector del gas natural: algunas propuestas para el desarrollo de la industria nacional” elaborado por la CNH, sino que hoy en día más de 90% del gas que se importa proviene de Estados Unidos y de éste 60% llega al país por sólo dos puntos de internación en Tamaulipas. Aunado a que existe una capacidad de almacenamiento de sólo dos días de demanda, la seguridad energética del país se encuentra en enorme riesgo ante contingencias ambientales y geopolíticas.

“La paradoja es que México es un país productor de gas natural”, aseguró Moreira. De ahí que con base en distintos escenarios estableció un plan para reducir a cero las importaciones e incluso llegar a ser exportadores de gas natural al 2030.

El escenario inercial en que aumenta la demanda para todos los sectores mientras continúa la declinación nacional llevará a que 94% del gas con líquidos sea importado, mientras que 82% del gas seco vendrá del exterior. Pero con un crecimiento de 3% anual en la producción actual, que es de 4,855 millones de pies cúbicos diarios, la dependencia del exterior se reduciría en comparación con las proyecciones inerciales, quedando en 50% del consumo, que son los niveles actuales.

Sin embargo, si se eleva 8.8% anual la producción doméstica, lo que implica que 5,800 petajoules en términos de poder calorífico sean producidos por gas natural nacional en todas sus aplicaciones, México será autosuficiente en gas natural y la balanza comercial energética se volverá positiva, al añadirse una exportación de 1.8 barriles diarios de crudo.

Paradoja

México tiene 30 billones de pies cúbicos de gas natural como reservas totales y 210 billones en recursos prospectivos. Esto es más gas por habitante que Estados Unidos. Pero a diferencia del vecino del norte, donde hay infraestructura para almacenar 65 días de consumo, en México hay sólo dos días.

De estas advertencias surgieron recomendaciones viables, según el especialista. La primera es aumentar el almacenamiento de gas natural, como plantea el Centro Nacional de Control de Gas Natural (Cenagas). Para incrementar la producción por lo menos a un nivel medio, de seguir con 50% de la demanda mediante importaciones, se requiere pasar de inversiones de 13,000 a 32,000 millones de dólares anuales, mismos que no necesitan ser recursos públicos.

Mayor extracción nacional, desafío

  • Propuestas de política pública para incrementar la producción nacional de gas natural rumbo a la autosuficiencia:
  • Creación de una empresa estatal que se encargue de explotar las asignaciones.
  • Crear más asociaciones en clústeres gasíferos.
  • Reestructurar el régimen fiscal para su explotación.
  • Generar incentivos para la recuperación secundaria y mejorada.
  • Estabilizar precios a largo plazo con contratos a largo plazo y de nodos de distribución o hubs.
  • Incluir más áreas de exploración y extracción que vayan al gas natural y consolidar cadenas de suministro y contenido nacional para esta industria.

[email protected]