La Secretaría de Energía emitió un acuerdo en el cual se modifican los términos de la estricta separación legal de las actividades de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para reorganizar los activos con que cuentan las seis subsidiarias de generación, que podrán tener contratos con las subsidiarias de Transmisión y Distribución para volverlas más competitivas, ya que su conformación actual les ha ocasionado pérdidas.

Este acuerdo, al igual que los términos de la estricta separación legal no requieren de aprobación del Congreso, además de que, aunque se publicó para su consulta en el portal de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer), cuenta con la exención de Manifestación de Impacto Regulatorio que permitirá que se apruebe antes de lo programado para este tipo de regulaciones.

La finalidad de estos cambios será adecuar a las necesidades de operación y mantenimiento de las centrales de generación de manera que hagan más eficientes sus actividades, así como para reducir los costos de operación, explicó el organismo.

En principio, las centrales que compongan a las distintas empresas de generación se reagruparán conforme lo determine la Secretaría de Energía, deshaciendo con esto la actual conformación de seis empresas CFE Generación.

Aunque la CFE seguirá siendo una empresa productiva destinada a generar valor, está obligada a proveer el servicio público universal a los mexicanos, con una empresa para estos fines que seguirá siendo CFE Servicios Básicos.

El acuerdo modificatorio también define que se podrán firmar contratos de servicios con la empresa de Distribución de la CFE para que la estatal aproveche en su conjunto las oportunidades de ejecutar economías de escala, reduciendo costos que le permitan competir en el mercado eléctrico mayorista. La justificación de la Secretaría de Energía para llevar a cabo estas modificaciones se basa en que la disponibilidad de las centrales de generación de CFE pasó de 86.65% en el 2015, a 76.89% en el 2018, lo que obligó a despachar a centrales más costosas; por su parte, la eficiencia térmica neta pasó de 33.90% a 33.45% en este mismo periodo, lo que incrementa directamente el costo variable de su generación.

Además, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) señaló que cuatro de las empresas productivas de generación “no estuvieron en condiciones de ser rentables ni de generar valor económico y rentabilidad para el Estado”, vulnerando lo dispuesto en el Artículo 134 Constitucional, además de que “la estrategia de administración del portafolio de centrales eléctricas de cada empresa no repercutió en la generación de energía al mejor costo, además, las estrategias de optimización de éstas no se sustentaron en la eficiencia para generar energía al menor costo”.

Por tanto, la forma como ha operado dicha separación legal en materia de eficiencia y de optimización en la adquisición de combustibles a menor costo no ha funcionado, ya que los costos se han incrementado, lo que va en contra del espíritu del contrato de cobertura legado entre las centrales de generación de CFE y Suministro Básico que se plasmó en el Transitorio Décimo Noveno de la Ley de la Industria Eléctrica que a la letra dice: “los Contratos de Cobertura Eléctrica a que se refiere este artículo se asignarán para la reducción de las tarifas finales del Suministro Básico”, aseguró la Secretaría de Energía en el Acuerdo.

A partir de la publicación de este acuerdo en el Diario Oficial de la Federación, la CFE tendrá 60 días naturales para presentar a la Secretaría de Energía su propuesta de reasignación de activos y contratos de generación en las subsidiarias y filiales que considere que contribuyen de mejor manera a la eficiencia. La secretaría publicará la versión definitiva y a partir de entonces se otorgarán dos años para que se lleven a cabo los repartos de activos que no requerirán de actas constitutivas sino de acuerdos entre empresas.

[email protected]