El director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, se comprometió ante la Cámara de Diputados a que la presente administración añadirá 16 nuevas centrales de generación eléctrica, que aportarán 8,600 megawatts adicionales a la capacidad instalada en la actualidad en el país. 

Lo anterior significa un crecimiento de poco más de 11% de la capacidad nacional, que se realizará mediante recursos públicos únicamente, sin asociaciones público privadas o programadas para diferirse en el gasto a largo plazo (Pidiregas). 

"La construcción de 16 plantas, incluido un parque solar de grandes dimensiones, aportarán 8,600 megawatts de potencia, realizándose a partir de un autofinanciamiento (mediante un Fideicomiso Maestro de Inversión), y con recursos obtenidos en bancas de desarrollo nacionales e internacionales", dijo Bartlett ante legisladores. 

Según el funcionario, el proceso de construcción de estos proyectos está en progreso y seis de las centrales se encuentran en licitación, mientras que de las plantas a construirse mediante las bancas de desarrollo, tres más ya han sido firmadas. 

En tanto, entre 10 y 14 presas recibirán trabajos de sustitución de equipos principales, como turbinas,  generadores y transformadores, para lo que se invertirán 1,100 millones de pesos, alargando 50 años su vida útil. A decir del funcionario, nueve de estos proyectos de repotenciación ya se encuentran en proceso de licitación.

Por otra parte, dijo que ara el proceso de transmisión en 2020 se invirtieron 3,365 millones de pesos y para el 2021, se aplicarán 5,460 millones adicionales. 

En tanto, en la actividad de distribución de energía, 912 obras se concluyeron en 2020 incrementando en 57 kilómetros las líneas de alta tensión y 1,590 kilómetros circuito en líneas de media y baja tensión. Al finalizar 2021, se habrán concluido 1,162 obras, con una inversión estimada de 2,138 millones de pesos, según el director de la CFE

Bratlett aseguró además en su comparecencia, ante las comisiones unidas de Energía e Infraestructura en San Lázaro, que se erogan anualmente 250,000 millones de pesos para insumos y servicios y entre 2019 y el primer semestre de 2021, la racionalización mediante esquemas de austeridad de compras ha permitido ahorros por 21,168 millones de pesos. Ello también gracias a que actualmente,  el 93% de los procedimientos se hace por concurso abierto y simplificado. Mientras que en 2012 las adjudicaciones directas fueron del 78%, en 2020 son sólo del 7 por ciento. 

El compromiso con las comunidades y los más desfavorecidos ha hecho posible una cobertura de servicio histórica, rebasando por primera vez el  99%, expuso el directivo.

Por la crisis sanitaria la CFE implementó mecanismos para que los hogares no pasaran a la tarifa de Alto Consumo Doméstico (DAC), al aumentar el uso de energía en las casas. Así, se evitó que casi 600,00  usuarios al mes salieran de la tarifa subsidiada.

El apoyo hasta el pasado agosto, asciende a 16, 570 millones de pesos, mismos que la CFE no obtuvo en ingresos.

"En tanto, el sector privado no participó con ningún apoyo directo a la población. Una muestra más de lo que es anteponer el servicio público, por encima del interés comercial", dijo en defensa de la contrarreforma energética que se discutirá en este periodo de sesiones para darle a la estatal de nueva cuenta el monopolio de la actividad en el país, reduciendo la participación privada.

Bartlett aseguró además en su comparecencia ante las comisiones unidas de Energía e Infraestructura, que se erogan anualmente 250,000 millones de pesos para insumos y servicios y entre 2019 y el primer semestre de 2021, la racionalización mediante esquemas de austeridad de compras ha permitido ahorros por 21,168 millones de pesos. Ello también gracias a que actualmente, el 93% de los procedimientos se hace por concurso abierto y simplificado.

El compromiso con las comunidades y los más desfavorecidos ha hecho posible una cobertura de servicio histórica, rebasando por primera vez el  99%, expuso el directivo. Por la crisis sanitaria, la CFE implementó mecanismos para que los hogares no pasaran a la tarifa de Alto Consumo Doméstico (DAC), al aumentar el uso de energía en las casas. Así, se evitó que casi 600,00 usuarios al mes salieran de la tarifa subsidiada.

karol.garcia@eleconomista.mx

kg