Una vez que la autoridad hacendaria mexicana endureció las medidas para el ataque al contrabando e impuso precios de referencia a las importaciones, principalmente a las asiáticas, se ha orillado a los subvaluadores de mercancías a elevar el valor con el que declaran sus mercancías en las aduanas.

Es así que en enero, una chamarra ingresó a México con un costo de 80 centavos de dólar, cuando en el 2011 se importó a un precio ridículo de 30 centavos.

Y aunque el precio de referencia no se ha ajustado al promedio internacional que es de 3 dólares por unidad, la práctica de tener una base de costos empieza a surtir efecto de ataque a las prácticas desleales, coincidieron líderes industriales.

Pasamos de 32 millones de unidades procedentes de China en el 2011 a 28 millones de unidades en enero del 2012, con un decremento de 12 por ciento. Significa que importamos 130% más en valor y decrece el volumen; lo que vemos es el fenómeno del comercio organizado importando legalmente a precios reales , refirió Marcos Cherem, expresidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive).

En entrevista por separado, Salomón Presburger, dirigente de la Confederación de Cámaras de Industriales (Concamin), adelantó que este miércoles se reunirán con la Procuraduría General de la República (PGR), con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y los agentes aduaneros, para reportar los peces gordos en la importación desleal y los decomisos.

Lo que vemos es que los umbrales de precio empiezan a subir, no es algo de un día para otro, pero sí van subiendo los precios..., cada vez hay menos subvaluación , afirmó el líder de los industriales.

CAMPAÑA RINDE FRUTOS

A mediados del año pasado, el gobierno federal arrancó una férrea campaña de ataque al contrabando, piratería y toda práctica de evasión fiscal, y anunció que iría contra los importadores desleales con sanción de cárcel.

Sí se ha ido generado percepción de que la gente empieza a declarar más arriba los precios, es una percepción de riesgo. Con esto ya pagan más IVA, más arancel, y obvio van a pagar ISR , insistió Presburger.

Las autoridades del SAT trabajaron con los diferentes sectores productivos para establecer precios de referencia a las importaciones, puesto que en el 2008 fueron eliminados y se carecía de una base para comparar el dumping. Hasta el momento, las industrias textil del calzado y del vestido ya implementan los precios llamados también de alarma para evitar la subvaluación, y en breve se tendrán otras como lo farmacéutica.

lgonzalez@eleconomista.com.mx