A poco más de un año de su arranque, el mercado eléctrico mayorista mexicano ha logrado la participación de siete generadores interesados en vender electricidad en este esquema en que convergen la demanda de usuarios calificados (de más de 1 megawatt) y las ofertas con un día de adelanto, aunque hay 63 firmas más interesadas en participar como vendedores, mientras la adquisición para el largo plazo ha generado mayor interés, como muestran las subastas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Ayer martes se realizó la entrega de contratos para los 23 ganadores de la segunda subasta en que la estatal eléctrica se comprometió a comprar energía limpia en contratos de entre 15 y 20 años de duración.

Durante el evento, el subsecretario de Electricidad, César Emiliano Hernández, detalló que hay 63 solicitudes de empresas para recibir un contrato de operación en el mercado mayorista, también llamado de corto plazo porque realiza intercambios todos los días, con un día de adelanto, aunque está previsto que en los próximos meses arranque un sistema horario, que igualmente administrará el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace).

Por lo pronto, hay siete firmas participando con un contrato: la CFE, Fisterra, Generadora Fénix, Energía del Valle de México, Sumex, Iberdrola y Gas Natural Fenosa.

La inscripción de empresas ha sido gradual, pero sostenida, aseguró Hernández Ochoa.

Tercera subasta de largo plazo, en abril

En lo que respecta al otro mercado eléctrico en que se adquiere energía con contratos de largo plazo, principalmente mediante subastas aunque también con contratos de intercambio (PPA, por su sigla en inglés), tras la entrega de los contratos de la segunda subasta aseguraron que el tercer proceso de este tipo iniciará en abril y tendrá características similares a los dos procesos anteriores (contratos de largo plazo, compra de energía para el suministro básico, adquisición de potencia, energía y certificados de energía limpia asociados) pero incluirá el mecanismo conocido como cámara de compensación para garantizar la afluencia de oferentes, además de que habrá compradores distintos a la CFE.

El fallo de este nuevo proceso se dará a conocer en octubre y además, en el cuarto trimestre de este año se lanzará la primera subasta de mediano plazo para energía y potencia, en que participarán también generadores fósiles, detallaron.

Para el 2018 y el 2019, con el arranque de las plantas comprometidas en las dos subastas de a largo plazo, se añadirán 5,000 nuevos megawatts de energía limpia a la capacidad existente, informó el titular de la Secretaría de Energía, Pedro Joaquín Coldwell. Las inversiones comprometidas ascienden a 6,600 millones de dólares, aseguró. El director de la CFE, Jaime Hernández, aseguró que la estatal eléctrica resulta el mayor beneficiado en estos procesos de largo plazo.

kgarcia@eleconomista.com.mx