Canadá estaría dispuesto a abrir su mercado de lácteos a Estados Unidos a cambio de que se mantenga el Capítulo 19 del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), con el que se resuelven controversias por prácticas de dumping o subsidios prohibidos, indicaron medios canadienses y fuentes al tanto.

Al menos hasta antes de este martes, Canadá había sostenido que cualquier debate sobre la gestión del suministro para productos lácteos y avícolas debería incluir también los subsidios a los productos lácteos de Estados Unidos.

Los productores de leche estadounidenses están preocupados por las restricciones a sus exportaciones de leche ultrafiltrada.

Este producto de alto contenido proteínico, no desarrollado en el momento de la primera negociación del TLCAN, y sin ninguna línea arancelaria adjunta, ha sido uno de los únicos productos lácteos exportados libremente a Canadá.

Sin embargo, una nueva estrategia canadiense de fijación de precios de los ingredientes ha puesto en peligro ese acceso al incentivar a los procesadores de productos lácteos canadienses a utilizar ingredientes nacionales en lugar de importados.

Fuentes con conocimiento de la estrategia de Canadá dijeron que Canadá tratará de lidiar con lácteos a cambio de compromisos de la administración Trump en otras áreas.

Los sectores de productos lácteos, huevos y aves de corral de Canadá operan bajo la administración del suministro, un sistema de cuotas y aranceles que protege a los productores canadienses de la competencia extranjera mediante el cobro de gravámenes de hasta 275% sobre las importaciones.

Para el gobierno canadiense, el Capítulo 19 ha sido de gran importancia, incluso desde que se negociaba el acuerdo bilateral con Estados Unidos que precedió al TLCAN.

En 1987, cuando se trataba el acuerdo comercial bilateral Canadá-Estados Unidos, éste se negaba a la inclusión del Capítulo 19, por lo que los negociadores canadienses abandonaron la mesa de diálogo en Washington.

La divergencia tuvo que ser resuelta a nivel de los mandatarios, Brian Mulroney y Ronald Reagan, y el Capítulo 19 quedó incluido en el acuerdo bilateral y también en el trilateral con México (TLCAN), que arrancó en 1994.

Ahora, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha declarado que un sistema de resolución de disputas equitativo es esencial para cualquier pacto comercial firmado por Canadá, incluido un TLCAN renegociado.

A su vez, el Congreso mexicano ha instado a los negociadores de México a rechazar la propuesta de la Administración Trump de eliminar el mecanismo de resolución de disputas del Capítulo 19.

En Canadá, las investigaciones en la materia son realizadas por la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá (CBSA, diagnostica el dumping y subsidio) y el Tribunal Canadiense de Comercio Internacional (CITT, fija los daños a las industrias canadienses).

En México, la Secretaría de Economía (Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales) realiza las determinaciones de daño a industrias mexicanas.

Finalmente, la Comisión de Comercio Internacional (ITC) define la existencia de daño en Estados Unidos, y la Administración de Comercio Internacional del Departamento de Comercio investiga y determina la existencia y la cuantía del dumping o los subsidios.

[email protected]