El gigante siderúrgico ArcelorMittal se propone anunciar, según los sindicatos, el cierre definitivo de una acería en Madrid, tras la clausura de la de Lieja (Bélgica) y la suspensión de actividad de otros altos hornos.

Recibimos el viernes por la noche la convocatoria de un comité de empresa europeo en el que el grupo debería anunciar el cierre definitivo de la usina en Madrid , dijo Edouard Martin, representante del sindicato CFDT.

Por el momento, la dirección del grupo mantiene una cierta ambigüedad. ArcelorMittal España contempla prolongar por un período indefinido la suspensión de actividad del alto horno eléctrico y de la producción de acero asociada en su sitio de Villaverde (Madrid) , según un comunicado de la dirección.

La palabra cierre no es utilizada. No obstante, el gigante mundial afirma estar en condiciones de ofrecer a cada trabajador un nuevo empleo en el seno del grupo en España .

La acería española, cuya actividad lleva meses parada, emplea a 325 personas.

La razón aducida es la frágil demanda de acero, muy afectada por la desaceleración económica. ArcelorMittal cita la persistente debilidad del mercado de la construcción en España y la ausencia de cualquier señal de recuperación a corto plazo .

Tras el anuncio en octubre del cierre definitivo de dos altos hornos en Lieja, la próxima usina afectada podría ser la de Schifflange en Luxemburgo, cuya actividad está en suspenso desde octubre, según el sindicalista.

Con esta estrategia de cierres o suspensión de actividades, el grupo espera ahorrar cerca de 1,000 millones de euros.

En cambio, entre los empleados de ArcelorMittal, la inquietud crece especialmente desde que se decidió cerrar definitivamente los altos hornos de Lieja.

También se teme por la usina francesa de Florange, cuyos altos hornos llevan meses parados.

ArcelorMittal Florange está temporalmente con sus actividades en suspenso hasta que la situación de la demanda mundial se recupere , dijo un portavoz del grupo siderúrgico.

Del lado de los inversores, que esperan mejorar la rentabilidad con una mayor competitividad, la reestructuración de la red industrial europea de ArcelorMittal ha sido bien recibida.

"Nos gusta la decisión de reducir capacidades y reestructurar las operaciones en Europa. (...) Creemos que la dirección contempla planes de reducción del 15% de sus capacidades en Europa", escribían hace pocos días los analistas de Deutsche Bank en una nota.

Ya en el otoño del 2008, cuando la crisis económica golpeó de lleno la industria siderúrgica y derrumbó la demanda de importantes sectores como el automovilístico y la construcción, ArcerlorMittal lanzó un amplio plan de jubilaciones voluntarias.

[email protected]