El mayor productor mundial de acero, ArcelorMittal, anunció hoy el cierre definitivo de seis líneas de producción de la fase de fabricación en frío en su planta de Lieja, Bélgica, lo que afectaría a 1,300 empleados.

La compañía atribuye la decisión a la caída en la demanda de acero provocada por la crisis en Europa, de entre un 8.0% y 9.0%en 2012, asociada a un "exceso de capacidad estructural".

"Las instalaciones de Lieja sufrieron pérdidas de más de 200 millones de euros en los nueve primeros meses de 2012 y no se espera una mejora en 2013 debido al mantenimiento de la debilidad del mercado europeo. Esto es insostenible", señaló en un comunicado.

El director de ArcelorMittal Liege, Bernard Dehut, prometió "buscar una solución socialmente aceptable" para los trabajadores afectados por el cierre.

Asimismo, aseguró que la compañía mantendrá operativas otras cinco líneas de producción, que emplean 800 personas.

El primer ministro belga, Elio Di Rupo, tiene previsto tratar el tema con el presidente del grupo siderúrgico, Lakshmi Mittal, en una reunión que mantendrán esta tarde en la localidad suiza de Davos, donde ambos participan en el Foro Económico Mundial.

"Apoyamos a los trabajadores y a sus familias. Los trabajadores y las autoridades ya hemos hecho muchos esfuerzos para mantener la actividad de ArcelorMittal en nuestro país", afirmó.

El gigante del acero ya había anunciado hace un año su decisión de cerrar la fase caliente de fabricación de su planta en Lieja y en septiembre pasado decidió también cancelar un plan de inversiones de 138 millones de euros para la fase de fabricación en frío.

MFH