México podría aplicar represalias contra la fructosa que importa de Estados Unidos en el caso de que ambos países no lleguen a un acuerdo en el comercio bilateral del azúcar, afirmó Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

De no llegar a un acuerdo, nosotros tenemos que equilibrar los mercados y una opción muy importante es concentrar nuestra capacidad de imponer sanciones comerciales, y las concentraremos en la fructosa , dijo el funcionario.

Guajardo expuso que estas represalias estarían sustentadas en la autorización que dio la Organización Mundial del Comercio (OMC) a México para poder subir derechos a las importaciones de Estados Unidos por flujos de hasta 163.13 millones de dólares anuales por haber restringido con el etiquetado Dolphin Safe (delfín seguro) a las importaciones de atún mexicano, violando las normas internacionales.

Acabamos de tener un fallo favorable en materia de atún y justo, a partir del 21 de mayo, en automático, la OMC nos autoriza el proceso de lo que llamamos hacer acciones compensatorias por el daño sufrido en la industria (atunera) , adujo Guajardo.

El gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amagó con imponer aranceles de hasta 44% a las importaciones de azúcar originaria de México, si los gobiernos de ambos países no llegan a un acuerdo como fecha límite el 5 de junio. Entonces, de alguna manera, se alinean dos cosas que estábamos avanzando de manera independiente, y claramente esperemos que sí lleguemos a un acuerdo y que (las represalias) no sean necesarias , comentó Guajardo.

Durante el ciclo 2015-2016, México importó fructosa por 967,000 toneladas, mientras que sus exportaciones de azúcar al mercado estadounidense fueron por 1 millón 111,000 toneladas.

En el 2000, Estados Unidos impidió el uso de cupos de importación de azúcar originaria de México, como lo establecía el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), aunque sí permitió el libre comercio de este producto a partir del 2008.

Pero a finales del 2014, los dos países llegaron a un acuerdo de suspensión , ante el riesgo de que el gobierno estadounidense pudiera fijar cuotas compensatorias a las importaciones de azúcar mexicana, tras haber iniciado investigaciones por dumping y subsidios.

Las negociaciones fueron suspendidas este lunes y se encuentran en punto muerto. Los derechos compensatorios y antidumping suspendidos oscilan de 5.78 a 43.93% y de 40.48 a 42.14%, respectivamente.

rmorales@eleconomista.com.mx