Las tarifas eléctricas a la industria han subido 14% de junio a septiembre, lo que cierra la brecha para que los empresarios contengan alzas en los costos de los productos, así que no se descarta el traslado del impacto en el corto plazo, afirmó la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Mayores costos de energía agravan esta situación, considerando que llevamos varios meses con alzas en los precios de la electricidad. El impacto de estos aumentos varía por sector, dependiendo de qué tan intensivos son en el consumo de energía , dijo el presidente del sector industrial Manuel Herrera.

Abundó que el margen de maniobra para mantener bajo control los costos y precios finales está cerrándose en buena parte de las empresas y sectores. No descartamos, en consecuencia, que se presente un paulatino traslado a los precios finales por las presiones acumuladas en los costos del sector industrial .

A través de un comunicado, precisó que el alza de las tarifas es motivada principalmente por los aumentos en los precios del gas natural y el combustóleo, principales componentes de la fórmula con la que se calculan dichas tarifas.

Ya anticipábamos que continuaría la tendencia en septiembre, debido al alza en el precio del gas natural que tuvimos en México durante agosto. El principal motivo de este incremento se debió al fuerte aumento en el precio de referencia del gas de Estados Unidos, que en julio subió 49% , explicó.

La industria comentó que por fortuna, las gestiones realizadas ante la Comisión Reguladora de Energía (CRE) resultaron en agosto en una corrección de 10% hecha por Pemex a los precios del gas natural en México, al eliminar el doble flete que estaba cobrando en las zonas centro y occidente del país, lo que aminora el aumento en las tarifas eléctricas que de otra manera se hubiera tenido.

Los precios del gas natural en Estados Unidos han disminuido 9% en el mes de agosto, lo que deberá reflejarse en una baja en las tarifas eléctricas de octubre.

Los márgenes de las empresas para contener el aumento en sus costos se han reducido. Eso se evidencia por la diferencia entre los precios al consumidor y al productor , abundó.

Sostuvo que las empresas han absorbido buena parte de la presión acumulada en sus costos al reducir sus márgenes de utilidad, para evitar que un aumento en los precios finales afecte sus pedidos y ventas.

lgonzalez@eleconomista.com.mx