El sector más perjudicado por el crimen organizado han sido los pequeños negocios, afirmó el director de Standard & Poor’s n México, Víctor Manuel Herrera.

Explicó que los restaurantes y tintorerías, entre otros, son los que han sido extorsionados por la delincuencia, más que las grandes empresas, por lo que el impacto de este fenómeno todavía no se refleja en las cifras de la Inversión extranjera Directa.

Aunque advirtió que esto no quiere decir que no va a suceder, ya que en Colombia empezó el deterioro fiscal y la pérdida de confianza del inversionista hasta 1998, pero el problema ya venía de años atrás.

El director de la calificadora pronosticó que el problema de la inseguridad en México seguirá latente en los próximos 20 años como consecuencia de que se permitió durante décadas.

Consideró que se han dado pasos dolorosos pero en la dirección correcta. Dijo que si bien todavía no se ve un éxodo de ejecutivos por el clima de inseguridad en algunas zonas, existe nerviosismo.

[email protected]

APR