México enviará a Estados Unidos azúcar de menor calidad, ante unas reglas mucho más estrictas que impuso el gobierno de ese país, reconoció Carlos Blackaller, presidente de la Unión Nacional de Cañeros CNPR.

Hay nuevas restricciones (en el acuerdo), mucho más estrictas a las que se tenían de los acuerdos del 2014 y van en dos sentidos: a México se le restringe el azúcar de refinada, se exige que 70% de las exportaciones vaya en lo que denominamos azúcar crudo, pero más allá de eso, se le reduce la polaridad de esta azúcar de 99.5 grados a 99.2, esto significa que se exige una exportación de menor calidad, para que sea materia prima para abastecer a la industria refinadora americana que se integra por no más de dos empresas .

El otro punto que destacó el líder de los cañeros es que se le impone a México niveles de precios, lo cual afecta porque pueden estar por encima del mercado americano.

Blackaller dijo que lo rescatable es que México continuará abasteciendo las necesidades de azúcar norteamericanas, una vez descontada la propia producción de azúcar de los Estados Unidos y las importaciones que tiene ese país comprometidas con alrededor de 39 países; en ese caso México conserva un estatus de privilegio, de poder acceder al mercado americano libre de arancel .

El represente de cañeros explicó que en el acuerdo se dejó fuera el mercado de edulcorantes en el que se encuentra el jarabe de fructosa. Se debe poner atención en ello, ya que a nuestro país han ingresado con características de precio dumping .

pmartinez@eleconomista.mx