El juez Civil y Comercial Federal, Horacio Alfonso, aceptó la apelación del multimedios Clarín y volvió a suspender la aplicación de una cláusula antimonopólica de la Ley de Medios de Argentina, en otro capítulo de la guerra judicial que el grupo mantiene con el gobierno de Cristina Fernández.

El juez le concedió a Clarín la apelación a su propio fallo emitido el viernes, que consideró constitucional dos artículos de la ley que obliga al grupo a desprenderse de decenas de medios audiovisuales y remitió la causa a la Cámara de segunda instancia, informó el Centro de Información Judicial (CIJ).

"El juez Alfonso concedió la apelación. Se trata del recurso presentado por el Grupo Clarín contra la resolución que rechazara un planteo de inconstitucionalidad de artículos de la Ley de Servicios Audiovisuales y el levantamiento de toda medida cautelar dictada en el proceso", precisó el CIJ, órgano oficial de prensa de la Corte.

Se trata de un nuevo paso de un intricado proceso judicial que lleva más de tres años y que puede terminar en la Corte Suprema.

El Grupo Clarín, uno de los más poderosos de América latina y crítico de Kirchner, considera que la ley constituye un ataque a la libertad de expresión y a su patrimonio.

La apelación frena entonces la aplicación de la ley y el proceso de transferencias de oficio de las licencias que inició el lunes el gobierno argentino.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica