La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) calificó de favorable la prórroga del decreto que regula la importación de autos usados procedentes de Estados Unidos, fenómeno que, aseguró, impacta en promedio las ventas internas anuales hasta en 210,000 unidades.

Ello, ante el incremento en el número de vehículos usados importados que no cumplen con los estándares de seguridad y emisiones contaminantes y que se introducen a México como consecuencia de amparos otorgados, señaló el director adjunto del organismo, Guillermo Rosales Zárate.

Argumentó que con el decreto, publicado este jueves en el Diario Oficial, se generan las condiciones para que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) emita jurisprudencia a fin de declarar constitucionalmente válidos los instrumentos normativos emitidos por la federación para regular la importación de vehículos usados.

Así, el organismo empresarial que agrupa a más de 1,400 empresas distribuidoras de vehículos hizo un llamado a la Suprema Corte de Justicia de la Nación y al Consejo de la Judicatura Federal para que se resuelva en definitiva esta problemática.

Y con ello, precisa en un comunicado, se ejerzan acciones de control en el caso de los jueces federales que otorgan amparos a importadores de vehículos usados al margen del derecho vigente .

La Secretaría de Economía publicó este jueves en el Diario Oficial el decreto por el que amplía al 31 de diciembre de este año la importación definitiva de vehículos usados provenientes de Estados Unidos, a fin de contar con un marco regulatorio que otorgue seguridad jurídica a los importadores de esas unidades.

El vocero de los distribuidores de autos en el país refiere el impacto de la importación de vehículos usados, pues sólo en 2013 se internaron alrededor de 620 mil unidades, cifra 40% mayor a la registrada el año previo.

A partir de la apertura de la frontera a la internación de unidades usadas, desde octubre de 2005 hasta 2013, se han importado más de 6.2 millones de vehículos, lo que representa la cuarta parte del parque vehicular.

Y es que diversos documentos demuestran el impacto negativo de la importación de vehículos usados, como el estudio El mercado de automóviles en México. El tamaño potencial del mercado de vehículos ligeros nuevos en México , realizado por la firma de consultoría A.T. Kearney.

El modelo econométrico utilizado indica que con el nivel de importación actual se disminuyen las ventas en 210,000 vehículos por año, explicando en poco más de 40% el diferencial entre el mercado real y la demanda potencial, expuso el análisis.

Por otra parte, el Centro Mario Molina realizó en 2006 el estudio denominado Campaña de medición de emisiones vehiculares en Ciudad Juárez, el cual realizó una estimación del impacto ambiental por la importación de vehículos usados en urbe fronteriza de Chihuahua.

Se encontró que, respecto a las emisiones promedio emitidas por autos particulares en la Ciudad de México, los usados en esa localidad que provienen de Estados Unidos tienen niveles de emisiones de óxidos nitrógeno, hidrocarburos y monóxido de carbono de 101, 99 y 61% mayores, respectivamente.

La ausencia de una normatividad que regule las emisiones contaminantes de los automóviles que cruzan la frontera norte del país limita la incorporación de tecnologías más limpias e impacta directamente sobre la calidad del aire y la salud pública, advierte el análisis de acuerdo con la AMDA.

apr