Los distribuidores de automóviles en el país confían en que el gobierno federal prorrogará por un año más el decreto que regula las importaciones de autos usados y que está vigente hasta el próximo 31 de enero.

El director de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), Guillermo Rosales Zárate, dijo que las pláticas con las autoridades federales fueron positivas para la industria y esperan la prórroga del decreto, en tanto que la Suprema Corte de Justicia de la Nación continúa con la resolución de amparos en contra, tras los recursos legales que interpusieron algunos importadores.

Aunque reconoció que hasta el momento la industria nacional tuvo el apoyo gubernamental, dijo que la situación jurídica fue lenta para que se conforme una jurisprudencia que evite que los importadores de vehículos chatarra procedentes de Estados Unidos sigan en operación sin restricción alguna.

Aún con el decreto, entraron al país unos 650 mil vehículos usados y con ello suman más de siete millones de unidades importadas desde que se liberó la frontera en agosto de 2005.

En 2013, la importación de vehículos usados representó más de 60% del total de las ventas de unidades nuevas en territorio nacional, toda vez que pese al decreto que regula su introducción al país, los amparos permiten la entrada de más de 90% de las unidades.

Al respecto, Rosales Zárate comentó que en días pasados, la Suprema Corte de Justicia de la Nación negó otro amparo para importar esas unidades, con lo que suman ya cinco los recursos legales de este tipo negados a empresas y personas físicas.

Este es un importante avance para terminar con el fenómeno de los vehículos usados importados que impactan al mercado interno, ya que desde octubre de 2005 a noviembre de 2013 ingresaron al país 7.2 millones de autos contra los ocho millones de unidades nuevas vendidas, puntualizó.

hbr