La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) se pondrá en contacto con Cimolai, empresa italiana que fabrica las compuertas para las esclusas con las que se ampliará la vía, en caso de que el consorcio de empresas que actualmente acomete el proyecto, liderado por Sacyr, no continuara finalmente con la obra.

"Cimolai ha hecho un excelente trabajo y tenemos muy buena relación con la empresa, con lo que supongo que continuaríamos nuestra relación de trabajo con ella", indicó el administrador del Canal, Jorge Quijano.

En una entrevista con la revista especializada 'ENR', que recoge Europa Press, el administrador considera que sería una "extorsión" el supuesto de que el consorcio de constructoras se "aferrara" al suministro de compuertas y obligara a la ACP contratar de nuevo su fabricación y suministro.

"El Canal no se está ampliando sólo para Panamá, se está construyendo para el mundo. Estados Unidos es su principal usuario, por delante de China y América Latina, hay un gran interés internacional en que culmine este proyecto", subrayó Quijano.

La ACP argumenta que Cimolai ya ha construido las compuertas, el que constituye el mayor subcontrato de la obra de ampliación del Canal, y que además se trata de estructuras que no se pueden utilizar para otro fin que no sean las nuevas esclusas.

Según detalla Quijano, el proyecto requiere un total de 16 compuertas, de las que cuatro ya están en Panamá, otras cuatro ya están fabricadas y a la espera de ser trasladadas desde Italia, cuatro más estarán listas en un mes y las cuatro restantes, antes de junio.

No obstante, el último informe trimestral de la ACP sobre el avance del proyecto de ampliación, publicado a finales del pasado mes de enero, denunció que el consorcio no había realizado el pasado mes de noviembre el segundo envío de compuertas para las nuevas esclusas, en contra de lo programado.

Además, apuntó que las constructoras "aún no habían dado una nueva fecha de llegada". Cada una de estas compuertas constituye una estructura de 3,100 toneladas de peso, dado que presentan una dimensión de 58 metros de longitud, diez de ancho y treinta metros de alto.

En la última propuesta de acuerdo que la ACP remitió al consorcio de Sacyr para tratar de reanudar las obras de la ampliación, el organismo fijó como una de las condiciones suministrar las compuertas y concluir las obras en unas fechas concretas.

ACABA EL MARGEN PARA NEGOCIAR

En este sentido, en la entrevista, Quijano dice que "los próximos días serán fundamentales para tomar decisiones" y advierte de que "a medida que pasa el tiempo hay cada vez menos oportunidad de lograr una solución negociada". "No estamos cerrando la puerta, pero nos están dejando con muy poco margen de maniobra", apuntó.

En cuanto al 'plan B' de la Autoridad del Canal para concluir la ampliación en caso de que lo dejara el consorcio, el administrador explicó que pasa por continuar las obras con los actuales subcontratistas, al igual que haría con el caso del fabricante de compuertas.

El máximo dirigente de la ACP detalló que queda por ejecutar alrededor del 30% de la obra, fundamentalmente el relleno de hormigón y los trabajos electromecánicos, "un trabajo que el consorcio ya tenía previsto realizar con subcontratistas".

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica