El controvertido tema de la importación de autos usados procedentes de Estados Unidos debe ser analizado desde la óptica de la demanda y oferta de los vehículos y bajo un diagnóstico que involucre a todos los actores de la cadena, antes de que se elabore una regulación, consideró Aristóteles Núñez, jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Más allá de una nueva legislación y reglamento, no me quisiera anticipar, lo que creo es que el momento obliga a que de manera responsable, los actores en toda la cadena participen en el diagnóstico y propongan una solución de fondo , acotó el funcionario.

Entrevistado en el marco del evento B2B Nacional, segundo encuentro de negocios 2016, organizado por la Concamin y el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index), el jefe del SAT explicó que existen posturas encontradas respecto de la importación de autos usados, en las que si bien el gobierno federal procedió a regular el ingreso de estas unidades para evitar afectaciones a la industria nacional, por otro lado, se encuentra la queja de los importadores y comercializadores de este tipo de unidad, que acusan han perdido 90% del negocio.

lgonzalez@eleconomista.com.mx